By 90Min
September 13, 2017

Freddy Rincón, que fue futbolista merengue en la temporada 1995-96, realizó una entrevista en la que habló sobre su primera etapa en el América de Cali, equipo en el que terminaría retirándose hace cinco años.


El ex jugador que ejerció como atacante por la banda derecha ha explicado en FOX Sports lo que significó la muerte de Pablo Escobar (02-12-1993). El centro neurálgico de la droga pasó en ese momento de Medellín hacia Calí, bajo el mando de los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela. Además, los hermanos se hicieron con el América de Cali, equipo en el que jugo Freddy. Sobre el mayor de los hermanos dijo: Él (Gilberto) era el dueño del equipo y nosotros los jugadores. Él mandaba, nosotros obedecíamos. Es algo del fútbol, independientemente de lo que hacía, él era el jefe y nosotros hacíamos lo que determinaba. Siempre he estado acostumbrado a respetar a quien manda, entonces obedecía las órdenes porque quería ganar títulos, era más o menos así".


Con el fallecimiento de El Patrón, el núcleo del grupo narcotraficante se mudó de Medellín a Cali, donde Orejuela se hizo con la dirección del América. Rincón revela que no le dejó marcharse hasta 1994, con una oferta del Palmeiras: "Yo pedía que me dejaran salir cuando llegaban ofertas, pero nunca me lo permitían. Fue él quien decidió cuando llegó Palmeiras. Jugar fuera era un sueño que tenía. El club sabía que habían ido a Colombia a por mí y me sorprendió que me dejaran salir cuando había rechazado otras propuestas".


Para terminar, aclaró cómo se vivía desde dentro que los mandatarios del club fuesen narcotraficantes: "Dentro del fútbol se oye hablar de ese tipo de cosas, pero a los jugadores nunca nos han molestado por eso. ¿Amenazados? No, siempre han estado a nuestro lado. Los jugadores de fútbol no tuvieron ese problema con el narcotráfico, el problema era suyo y lo resolvían entre ellos".

You May Like