By 90Min
September 14, 2017

Ayer volvió Cristiano Ronaldo y con él, el gol . Después de los consecutivos empates frente al Valencia y Levante (ambos de local), el equipo madrileño necesitaba marcar, y para ello necesitaba al luso. 

El día de ayer, como de costumbre, todos los ojos estaban puestos en él y la portería era la obsesión de una afición y de un equipo que ansiaba los goles y ganar, como lo había hecho en el último año. Con Benzema lesionado y Bale en baja forma, la responsabilidad no caía en otra persona que en Cristiano. 

Y no tardó mucho en demostrarlo, ya que a los 12 minutos, ya ponía la diferencia frente al Apoel y la locura en el madridismo se notaba en sus rostros, pero sobre todo destaca lo que ocurrió después de su segundo gol y el 2-0 del partido. 

PIERRE-PHILIPPE MARCOU/GettyImages

Tras marcar de penalti su segundo gol, el portugués corrió hacía la porteria del APOEL para recoger el balón y acelerar la reanudación del juego para intentar seguir ampliando la ventaja en el marcador, demostrando una vez más su insaciable hambre de gol.


El partido acabó 3-0 con un gol de chilena de Ramos para enmarcar un partido vital para el estado anímico del Madrid, que este domingo visitará el estadio de Anoeta para enfrentar a la co-líder Real Sociedad. Y el delantero blanco no estará disponible de nuevo para este enfrentamiento, en el que se verá la importancia de mayor manera. 

You May Like