By 90Min
September 28, 2017

Mal partido el de anoche para Luis Suárez, que tuvo varias ocasiones para perforar la portería de Rui Patricio fallando alguna de manera clara, y tampoco colaboró activamente en la generación de jugadas peligrosas para el Barça. Lo cierto es que, ya sea porque no le gusto o por su mal partido, Suárez se fue al banquillo con un buen cabreo.

Uno de los posibles motivos del cabreo podría ser el cambio de posición de Suárez. Valverde ha variado el esquema táctico con la lesión de Dembelé, el Barça juega ahora con un 4-4-2, y ha escorado al lado izquierdo a Suárez, restándole opciones de gol. Para el entrenador culé la falta de gol no es un problema. "Ya marcó el domingo pasado un gol. Me preocuparía si no rondara el gol, pero él siempre está cerca del gol. Incluso en el gol de hoy, estaba cerca. Estoy seguro que volverá a marcar".


Para despejar ese tipo de dudas, Valverde salió a explicar el origen del enfado del uruguayo.  "Fue una tontería. Era que estaba demasiado cerca para el cambio. Nada especial". Y es que con el cambio de Suárez lo que quería Valverde era perder tiempo y cuando le tocó salir del campo, el delantero estaba pegado al cuarto árbitro y su cambio fue instantáneo.

Octavio Passos/GettyImages

Desde la salida de Neymar, tanto Suárez como Messi, han quedado como las principales referencias ofensivas del equipo y el argentino está eclipsando por completo al uruguayo. El hecho de partir desde la banda y en posiciones más retrasadas hace que el delantero encuentre mas difícil el camino al gol. Pero no conviene subestimar al 9 del Barcelona, ayer aun jugando mal, tuvo mucha culpa del gol en propia puerta de Coates.

You May Like