By 90Min
October 03, 2017

En ocasiones hay que catalogar al fútbol como deporte de riesgo. El balompié es un deporte de contacto pero se intenta que sea bastante limpio y se condenan gravemente las agresiones, sin embargo a veces a los rivales se les va la mano. Como en esta jugada, en un partido que se jugaba en Bosnia Herzegovina, en la que un futbolista ha perdido un testículo.


Marin Galic, de 22 años, es el futbolista que sufrió la brutal entrada que se muestra en el vídeo. Su equipo, el FC Zrinjski, se enfrentaba contra el FC Sloga en una eliminatoria de Copa. El partido transcurría de forma normal cuando Galic empezó una jugada en la banda derecha, dejó atrás a su defensor que se lanzó al suelo para intentar recuperar el balón. Al ver que no llegaba, debió pensar que o pasaba el balón o el jugador y levantó la pierna propinándole una violenta patada en sus partes nobles.

El futbolista cayó al suelo muy dolorido por el golpe recibido. En el campo muy pocos podrían pensar cómo sería el desenlace de esa jugada que el árbitro ni siquiera amonestó. Galic no pudo seguir y tuvo que ser trasladado al hospital, allí, según medios locales, le practicaron cirugía para extirparle uno de sus testículos. Por suerte la operación no tuvo complicaciones y el futbolista ya está recuperándose sin ningún tipo de riesgo.


You May Like