By 90Min
October 05, 2017

Tras confirmarse la destitución del técnico italiano del Bayern, el holandés ha sido el primero en hablar sobre algunos de los motivos por los que no gustaba a los jugadores. Además, parece ser que eran bastantes los que no estaban a gusto con Carletto.


Carlo Ancelotti fue cesado después de 60 partidos como director de orquesta de la nave bávara, sumando 42 victorias, 9 empates y 9 derrotas. Pese a que la estadística es buena, a Karl-Heinz Rummenigge no le ha gustado la imagen que ha dado el club ante rivales de entidad, especialmente en la última derrota europea ante el PSG (3-0), donde dijo que el Bayern estuvo irreconocible.

Después de su marcha, Arjen Robben ha criticado la intensidad en los entrenamientos del italiano, la cual, según gran parte de los jugadores, no era suficiente. Es por ello que futbolistas como Manuel Neuer, Jerome Boateng o él mismo se encargaron de programar entrenamientos a escondidas pese a que Carletto se lo había prohibido. Según la revista Kicker, el holandés se habría a la cúpula del Bayern de forma directa para que arreglasen la situación.

Otro de los motivos por los que gran parte del vestuario no veía con buenos ojos a Ancelotti eran sus comidas con James Rodríguez o Thiago Alcántara, puesto que se interpretaban como una relación favorable que podía significar algún cambio en el once fruto del amiguismo.

En conclusión, gran parte de la plantilla se había distanciado notablemente del entrenador, por lo que se ha decidido cesarlo. Los principales candidatos a hacerse con el mando eran Luis Enrique, Thomas Tuchel y Julian Nagelsmann, este último ya de cara al próximo curso. Sin embargo, para cohesionar a los futbolistas, el elegido parece ser Jupp Heynckes, quien se retiró antes de la llegada de Pep Guardiola, y volverá tras su retiro.



You May Like