By 90Min
November 08, 2017

El futbolista de 24 años Ricardo Centurión tuvo que dejar Boca Juniors por una serie de comportamientos inapropiados fuera del campo de juego, que incluyeron accidentes de tránsito, peleas en boliches, denuncias por violencia de género y hasta fotos con armas.

Hoy exiliado en el Genoa de Italia, donde tampoco está gozando de un buen presente, el volante contó todas sus sensaciones de lo vivido en la institución Xeneize e hizo las autocríticas pertinentes por sus actitudes: "Yo sí, me porté mal. Lo admito. Me porté mal, hice mis cagadas. Pero también me jodieron mucho. No me dejaban. Te juro que me sentía perseguido por mi propia sombra. Y eso es feo. Al estar acá, tengo paz", comenzó Ricky en el programa de Mariano Closs.



"La última vez yo venía de la reunión y es verdad que me fui a un boliche en Lanús, pero vienen y me sacan una foto con flash en la cara… ¿Me decís que no está armado? ¿que no te mandan? ¿que no saben? Me sentía que tenía una sombra", reconoció.

Sobre sus chances de poder volver a vestir la azul y oro, fue sincero: "No creo poder volver a Boca. No podría porque no soy un pibe de quedarme quieto. Me gusta ir a la casa de mi tía, ir a algún lado con mis amigos. Para sentirme perseguido si un día libre me tomo una cerveza, o si estoy en un shopping, viene una piba a sacarse una foto y ya me inventan esto o me digan lo otro. No podría. Y después terminan diciendo que yo le hago mal a Boca".

Por último, se permitió un momento para hablar de las acusaciones que recibe a diario: "Yo me hago cargo de mis cosas, no de la de los demás, que me hicieron cargo a mí, porque me mataron por todos lados. Y hay que aguantar que digan negro villero o cabeza de tacho. Si nadie sabe de dónde vengo, si me faltó un plato de comida, si lloré o reí. Nadie lo sabe", finalizó.

You May Like