By 90Min
December 21, 2017

Ayer fue un día brillante de la Copa de Alemania con grandes partidazos de dieciseisavos de final. Pese a haber un duelo entre Bayern de Múnich y Borussia Dortmund, los focos se los ha llevado otro partido, el encuentro que disputaron Borussia Monchengladbach y Bayer Leverkusen. ¿Por qué? Porque hubo un hecho insólito, un piscinazo de un entrenador.


Corría el minuto 74, el Bayer Leverkusen ya iba ganando por 1 gol y el balón salió fuera de banda. Heiko Herrlich lo dejó pasar para perder tiempo y Denis Zakaria, el centrocampista del Monchengladbach, cuando corría a por él le dio un ligero empujón. El técnico del Bayer, de forma bastante esperpéntica, se tiró al suelo fingiendo una agresión.

El lío estaba armado. Jugadores y técnicos de uno y otro equipo empezaron a discutir y casi hubo una tangana. Zakaria no podía creerlo, apenas había tocado al entrenador para apartarlo de su camino. Heiko Herrich estaba contento, mientras unos y otros discutían el tiempo seguía corriendo y faltaban menos minutos para que su equipo se llevara la victoria. Objetivo cumplido, el Bayer Leverkusen se hizo con la eliminatoria. 

You May Like