La asistencia al Camp Nou ha caído. La media de aficionados por partido no supera los 65.000 seguidores y es la más baja de los últimos diez años. Existen muchas razones por las que los hinchas culés pueden haber dejado de acudir al Camp Nou, desde temas políticos hasta horarios, pasando por el alto precio de las entradas. Desde la directiva del FC Barcelona barajan todas las posibilidades y están trabajando en un plan para poder darle solución.

5a79d1db5268551b52000002.jpg

Al club le preocupa este tema y están elaborando un informe. Según ha revelado el diario El País es un tema “que queremos tratarlo internamente, abordarlo con seriedad. Sabemos que nos enfrentamos a múltiples variables. Trabajaremos para que en el Camp Nou la entrada sea magnífica”.

En esta temporada estamos viendo un Camp Nou más vacío de lo que debería. Tal vez se haya creado un ambiente más sonoro con la grada de animación pero la afluencia es menor. Ya no se ven las gradas a rebosar ni el público consigue llevar en volandas al equipo. Desde el club asumen el deber de buscar una explicación pero también apuntan a los malos horarios, como el del encuentro frente al Valencia, “a las 21:30 en un día que se anunciaba frío y lluvia”.

5a79d1ab1d79cdad13000001.jpg

Lo cierto es que en las declaraciones parece que no barajan el problema principal, que afecta tanto al Camp Nou como a todos los campos de la Liga. El fútbol en nuestro país es excesivamente caro. El estado sigue inmerso en una crisis y muchas familias ya no pueden permitirse comprarse el abono. En algunos estadios como el del propio Barcelona o el del Real Madrid cada vez es mayor el porcentaje de turistas, ajenos a la pasión de los colores del aficionado que ha sido expulsado de su estadio. Una gentificación futbolera. En Alemania tomaron medidas para ello, en LaLiga parece que los grandes clubes y Tebas reman en sentido contrario.