Hay jugadores que se pueden enorgullecer de lograr un campeonato durante su debut como profesional, sin embargo, sólo hay uno que puede decir que desde ese día no ha parado de dar la vuelta olímpica en esa temporada. 

El delantero francés, Kensley Coman, tiene la virtud de poder decir que nunca ha terminado peor que en ún primer lugar desde que juega como profesional. 

5ac9e8ae3a9ff196f1000004.jpg

Y es que debutó en el 2012 con el Paris Saint Germain, logrando el título de la Ligue 1 sus primeras dos temporadas con el conjunto galo. 

Ya en el 2014 el atacante pasó a la Juventus de Turín, logrando el campeonato de la Serie A, desde entonces lleva 3 campeonatos seguidos ganados en la Bundesliga con el Bayern Munich. 

5ac9e8ced39b876363000012.jpg

Ya sea virtud del futbolista o plena suerte la realidad que Coman podría ser utilizado de amuleto de la suerte ya que no sería raro que un futuro se convierta en el jugador más ganador en la historia del fútbol.