By 90Min
October 06, 2018

Estar tres partidos consecutivos sin conocer la victoria es algo tan inaceptable como extraño en un equipo como el FC Barcelona. Tras la derrota en Leganés, el pesimismo comenzó a instalarse en una parte de la afición blaugrana y después del empate en casa ante el Athletic incluso llegó a aparecer esa palabra tan temida, crisis. 


El Barça de Ernesto Valverde había entrado en crisis. En defensa se cometían errores, Rakitic y Busquets no sacaban su mejor versión, Messi dejó de obrar milagros, y algunos ya veían a Ernesto Valverde en la cuerda floja.


Pero nada más lejos de la realidad. El equipo demostró que no estaba desahuciado y sólo necesitaba un cambio de piezas para engranar otra vez la maquinaria y volver a funcionar como un reloj. En apenas tres días se pasó del pesimismo a la alegría después de ver el partido de Wenbley. Tres, días, nunca una crisis se solucionó tan rápido y de manera tan brillante, lo que indica que efectivamente el Barça no estaba en crisis, solo estaba desubicado.


Ni el juego ni los resultados acompañaron en los tres últimos partidos de liga, pero entonces Valverde dio con la tecla mágica. No hizo falta una revolución, sólo un pequeño cambio de piezas, Dembélé por Arthur, y el Barcelona recuperó su identidad. La imagen ofrecida en Butarque quedó atrás frente al Tottenham con un equipo que dominó el balón y encontró el equilibrio entre la defensa y el ataque que había perdido.

Matthew Ashton - AMA/GettyImages

Los jugadores volvieron a encontrarse sobre el terreno de juego, con Busquets y Rakitic más liberados y con Coutinho jugando en la posición que más le gusta. La máquina de fútbol que es el Barcelona volvió a ponerse en funcionamiento en el mejor escenario posible y en el momento indicado. Y viendo lo que pasó sobre el terreno de juego son más ciertas que nunca las palabras de Valverde cuando afirmaba que los partidos ante Girona, Leganés y Athletic eran un accidente. Lo malo para el Barcelona fue que los tres accidentes se dieron de forma consecutiva pero no por ello hay que ponerse en la peor situación.

Los azulgranas tienen recursos de sobra para superar este tipo de baches que, antes o después, acaban atravesando todos los equipos. Pero de ahí a hablar de crisis ya son palabras mayores. Ahora que Valverde ha encontrado su once de gala y con el mismo sistema que tantos éxitos le ha dado al Barcelona, el equipo se ha reencontrado con su fútbol, y con su juego los fantasmas más pesimistas se terminarán de disipar.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)