By 90Min
October 07, 2018

Estamos en el mes de octubre y el Real Madrid ya ha cosechado su cuarta derrota de la temporada. En esta ocasión fue el Alavés el equipo que se aprovechó de las carencias de los de Lopetegui, que encadenan cuatro partidos sin ganar y lo que es más grave aún, cuatro encuentros sin anotar un sólo gol. Un total de 6 horas y 49 minutos que se convierten en la segunda peor racha goleadora de la historia del club merengue.

Los merengues están en caída libre y Lopetegui no da con la tecla para terminar lo que parecía un accidente, pero que se está convirtiendo con el tiempo en una auténtica pesadilla. Todavía está a tiempo para arreglarlo, lo que pasó asusta pero no es fatal. El Barça sigue con los mismos puntos que el Madrid, aunque con un partido menos, mientras que en la Champions marchan segundos a un punto del CSKA y quedan cuatro encuentros todavía para asegurarse la clasificación.

Los blancos tienen un problema claro, y es el atasco que se produce cuando llega al área contraria. Los de Lopetegui mueven de un lado para otro como si fuera un partido de balonmano ante los equipos encerrados y bien armados atrás. Un problema con el que Zidane tuvo que lidiar en alguna ocasión y supo resolver gracias a la movilidad de los jugadores y al ritmo del partido.

Y es que si los jugadores se quedan parados haciendo pases cortos horizontales, al conjunto que defiende en estático no se tiene apenas que mover ni salir de su posición donde se encuentra a gusto. Es por esto que en este tipo de partidos es fundamental que haya movilidad, que los de arriba creen espacios en todo momento, que haya incluso intercambio de posiciones entre jugadores para buscar la sorpresa.

Eso es algo que tiene que inculcar Lopetegui y entrenar día a día. El equipo toca y toca pero no tiene verticalidad. Al igual que al perder el balón debe trabajar más todavía la presión. Hace falta un cambio de actitud en algunos futbolistas titulares que no van a presionar cuando el conjunto pierde la pelota. Si se plantea una presión de esta manera, para que sea efectiva, tienen que ir todos los jugadores. Si sólo van a ir a apretar dos o tres futbolistas y los demás no, el equipo rival encuentra salida fácil y los que van al final acaban cansados y frustrados. Trabajo sin balón es lo que hace falta.

Aún con todo esto, el Madrid necesitará acudir al mercado invernal. Lo cierto es que el club no hizo bien los deberes en verano y no se le buscó un sustituto a Cristiano Ronaldo. Ha quedado claro que Benzema no es ese jugador que pueda resolver partidos atascados y Bale ha vuelto al bucle de encadenar lesiones musculares. Además, jugadores como Marcelo o Modric no están haciendo un comienzo de temporada buena.


Si bien es cierto que faltan Isco y Marcelo, el banquillo que tienen los blancos esta temporada no parece tan fuerte como el de años anteriores. De los que estaban ayer, sólo Asensio está dando la talla. Lucas Vázquez y Mariano no están entonados, Llorente y Reguilón apenas cuentan y no son ese tipo de jugadores que cambian partidos, y Vinícius sigue estando muy verde.

GABRIEL BOUYS/GettyImages


En definitiva, mucho trabajo le espera por delante a Lopetegui si quiere cambiar esta dinámica. Para complementar esto, el club debe acudir al mercado invernal para solucionar los problemas de plantilla que no se han afrontado el pasado verano.


Y  lo más importante de todo, el equipo merengue necesita un fuerte cambio de actitud.

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)