By 90Min
October 10, 2018

Desde que Hazard ha manifestado públicamente que su sueño desde niño era jugar en el Real Madrid, han saltado todos los rumores posibles y más de un posible traspaso del jugador belga al equipo blanco el próximo mercado de invierno. Pero ¿de verdad es la solución a los males del equipo blanco? Nadie duda de su calidad y que dará al equipo un salto de calidad, pero los males del equipo no van por la mediapunta.

Matthew Ashton - AMA/GettyImages

El Madrid de lo que está adoleciendo desde que volvieron del parón de selecciones de septiembre es de gol - van ya casi 7 horas sin ver puerta - y Hazard desde luego no va a solucionar ese problema. Es verdad que el belga está en un momento dulce, pletórico de cara a puerta y comanda la lista de goleadores de la Premier League, pero su hábitat no es el área y, desde luego, no es un rematador a la altura de jugadores como Icardi o Kane, que son lo que de verdad necesita ahora el equipo. 


Luego está el hecho que la zona noble quiere dar mayor protagonismo a Asensio y con la llegada de Hazard conseguirían justo lo contrario. Ambos, en principio, se solapan, ocupan la misma zona de influencia - arrancan desde la izquierda - y tienen un estilo, en cierto modo, parecido. Por no mencionar a Isco, otro con un perfil parecido, que lleva una trayectoria ascendente en rendimiento y contrastado a nivel mundial. La última vez que el equipo acabó con tres jugadores de perfil similar en la plantilla acabó con James enfadado y abandonando el equipo al verano siguiente.

Jan Kruger/GettyImages

Pero quizás, el principal hándicap para Florentino a la hora de fichar al Balón de Plata de Rusia 2018 sea el económico. Al presidente del Real Madrid siempre le ha gustado jugar a ser director deportivo y Hazard se ajusta perfectamente al perfil que busca Florentino. El problema es que al Madrid, siempre que llama a la puerta de un club por un jugador, le suben automáticamente el precio y los 200 millones de euros van a ser con seguridad el precio de salida, un precio prohibitivo para un equipo que va a emprender una faraónica obra en su estadio, por mucho que el proyecto lo financie un crédito. Hazard acaba contrato en 2020, un año y medio aproximadamente y su precio no empezará a bajar hasta el verano que viene, cuando al Chelsea le urja venderle si no renueva. Demasiado tiempo para el equipo blanco. 

You May Like