By 90Min
October 16, 2018

La entidad azulgrana atraviesa un momento delicado en la retaguardia desde hace varias jornadas. En esta nota valoraremos si la culpa se trata de la falta de visión de futuro de la directiva, que vendió dos centrales para incorporar a uno en el mercado estival.

El curso 2018-19 comenzó con tres cambios en la retaguardia que había hecho del FC Barcelona un equipo muy sólido e intratable en LaLiga y la Copa del Rey. Hizo un buen papel en la Liga de Campeones hasta el día de Roma, donde todo el equipo fue inoperante en feudo italiano. Con unos registros más que destacables, pocos retoques hacían falta para que todo continuase yendo bien, pero no ha sido así. Los nombres en cuestión son las bajas de Yerry Mina y Marlon Santos, sumados a la llegada de Clément Lenglet.

JOSEP LAGO/GettyImages


El colombiano deseaba seguir en la disciplina azulgrana, algo que podía ser más probable después de ser la sensación de Colombia en el Mundial, pero el club prefirió aprovechar la oportunidad de negocio que se presentó y venderlo al Everton por 30'25M. Por otro lado, el brasileño hizo una buena campaña cedido en el OGC Nice y dejó sensaciones positivas en la pretemporada con el FC Barcelona, pero en lugar de ganarse la confianza del equipo, fue aceptada la oferta de 6 millones fijos y 6 en variables del Sassuolo si llega a los 50 envites, además del 50% de un futuro traspaso. En cuanto al galo, su curso con el Sevilla fue lo suficientemente prometedor como para invertir prácticamente 36 millones de euros.


BENJAMIN CREMEL/GettyImages


El balance es positivo en cuanto a calidad e ingresos, dado que se fichó a un mejor central y se obtuvieron beneficios (0'35M en cantidades fijas). Sin embargo, se perdió en fondo de armario, puesto que la tendencia a lesionarse de Thomas Vermaelen no resulta sorpresiva, habiendo sufrido dolencias en cada temporada desde que aterrizó en la Ciudad Condal. No se tuvo en mente que eso dejaba al club con tres centrales, número que se reduce a dos cuando se dan casos como el actual panorama, donde Samuel Umtiti debe recuperarse.


TF-Images/GettyImages


De este modo, un Gerard Piqué por debajo del nivel esperado y un Clément Lenglet en momento de adaptación son la única solución natural en el primer equipo. Tener cuatro centrales es ideal, pero si uno de ellos tiende a ser baja como el belga, termina quedándose corta la rotación en el eje de la zaga. De cara al mercado de invierno, la planficación deportiva podría incluir algún refuerzo o buscar un solución en la cantera antes. La incorporación de un defensor de nivel en verano es algo necesario, puesto que el mismo Piqué cumple 32 años en febrero y, Thomas Vermaelen, 33 el mes que viene.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)