El Barcelona sufría ante el PSV en Holanda hasta que Messi apareció para facilitar las cosas. El crack argentino recibió el balón y se metió entre cuatro rivales para definir de zurda.

De esta manera, el Barça se asegura el primer lugar en su grupo.