El Raphael Varane de esta temporada dista mucho de ofrecer el rendimiento que mantuvo a lo largo de todo el año pasado, e incluso se le ha señalado como uno de los 'culpables' de los varios tropiezos que ya acumula el Real Madrid a estas alturas de temporada y que le acabó costando el puesto a Lopetegui.

El jugador, como recoge Marca, hizo autocrítica y asumió sus errores, hasta el punto que días después de anunciarse el despido de Lopetegui como entrenador del Real Madrid, el jugador galo descolgó el teléfono y llamó al técnico para interesarse sobre su estado anímico y disculparse por su bajo rendimiento. Según el citado medio, Varane aseguró a Lopetegui que lo dio todo en el campo, pero admitió que el Mundial de Rusia pesó en su rendimiento e, indirectamente, acabó suponiendo su despido.

sd-huesca-v-real-madrid-la-liga-santander-5c2631e61db089b0c5000001.jpg

Lopetegui agradeció el bonito gesto que había tenido Varane hacia él en un momento difícil y su actitud en el día a día, no tuvo reproches por su rendimiento. Pese a su salida y el mal inicio de temporada, los jugadores blancos siempre se mostraron predispuesto respecto a la continuidad del técnico vasco. Pero el caso de Varane es especial y refleja lo grande que es el francés como jugador y persona.