By 90Min
January 06, 2019

Las maravillas del fútbol inglés. Ayer no solo fue una noche mágica en las casas de muchos niños que esperaban a los reyes magos con ansias, también lo fue en Chesterfield. En la Conference Premier, quinta división inglesa, los Spireites jugaban contra el Ebbsfleet United en un encuentro que iba a resultar épico e inolvidable, tanto para los hinchas como para Will Evans, el defensa del equipo local.


El Chesterfield no había empezado nada bien el partido. Al descanso, los visitantes ya iban ganando por 0 goles a 3. El primer tanto lo anotaron con un penalti que el portero no acertó a parar. En el descanso, la arenga del técnico debió ser muy motivadora, pues salieron enchufados. En el minuto 65 Tom Denton recortó distancias y en el 83 Marc Antoine Fortuné dio derecho a su afición a soñar con el empate. No sabían lo que se les venía encima.


Todo el equipo se volcó arriba buscando la remontada. Llegó un centro desde la frontal y Will Evans se desmarcaba en el segundo palo. Le llegó el balón y lo cabeceó al fondo de las mallas. El público no se lo podía creer. Invadieron el campo celebrando el resultado conseguido. Sin embargo, el sueño pudo tornarse en pesadilla. Solo un minuto después, el árbitro decretó penalti y expulsión del portero.


Sí, fue Will Evans el jugador que decidió ponerse la elástica de guardameta. El equipo ya había hecho los tres cambios y algún jugador debía asumir la responsabilidad. El héroe del empate, eufórico, dio un paso adelante. Michael Cheek disparó desde el punto de penalti, el mismo lanzador que había anotado ya uno en el minuto 22. Evans adivinó la dirección y se paró la pena máxima. La locura estaba desatada en el Proact Stadium.

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)