By 90Min
March 03, 2019

El partido que completó el Real Madrid ayer no tuvo nada que envidiar al del pasado miércoles, los blancos dominaron durante largos tramos el encuentro pero, a la hora de la verdad, la extraordinaria defensa blaugrana y, un día más, el poco acierto madridista terminaron por dejarles de nuevo en blanco. Los de Solari volvieron a jugar bien, generaron ocasiones y no tuvieron muchos fallos atrás, lo malo sigue siendo que sin gol no se ganan partidos

Lo que tampoco cambio en el encuentro de La Liga respecto al de la Copa del Rey fueron los mejores jugadores entre los que vestían de blanco, Vinicius y Reguilón. El brasileño volvió a ser la mayor amenaza ofensiva del Real Madrid con su velocidad y su desborde aunque continúe con la pólvora mojada y no termine de convertir sus ocasiones en goles. El español se ha ganado el puesto a base de buenas actuaciones en varios partidos hasta la fecha y se ha asentado en el once titular gracias a partidos como el del miércoles o el de ayer.

Denis Doyle/GettyImages


La eclosión de estos dos jugadores es una gran noticia para el Real Madrid pues su juventud les augura un prometedor futuro lleno de éxitos vistiendo la elástica blanca, pero que en dos partidos consecutivos frente al máximo rival sean los mejores no es tan positivo. Evidentemente todo el madridismo se alegra de que a dos de sus jugadores les vaya tan bien y sean ya capaces de tirar del carro del equipo. 

Sin embargo, la tarea de liderar al equipo en duelos como los dos últimos frente al FC Barcelona no debería ser suya y ahí está el problema. Vinicius y Reguilón, por mucho que hayan crecido y estén destacando, no dejan de ser dos futbolistas jóvenes que comenzaron la temporada en el Castilla y deberían ser complementos a una plantilla de garantías que a la vista está no consigue cumplir con las expectativas.

David Ramos/GettyImages


Deberían ser los Sergio Ramos, Toni Kroos, Luka Modric o Gareth Bale quienes tirasen del equipo tanto cuando las cosas van bien como cuando van mal, pero actualmente no están al nivel que se les exige a todos los futbolistas que pasan por el club blanco. El camero falló el miércoles y ayer se jugó la expulsión golpeando a Messi, el alemán está lejos de ser el que era e incluso fue sustituido, el croata ni se acerca al nivel del año pasado y el galés... 

Por suerte para el equipo, y para los aficionados, tras quedar La Liga como un imposible y haber caído en la Copa, el Real Madrid aún sigue en pie de guerra en su competición fetiche y este martes todos tienen la oportunidad de demostrar por qué están en el club que están. Llega el mes de marzo y con él el habitual arreón blanco en el que los madridistas depositan todas sus esperanzas para recuperar las buenas sensaciones y a sus jugadores insignia, los que deben tirar del carro, pero hasta entonces: Vinicus, Reguilón y nueve más.

You May Like