By 90Min
March 12, 2019

La llegada de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid ha supuesto una gran alegría para los madridistas, aunque en el vestuario blanco no todos los jugadores estarán igual de contentos de ver de nuevo a Zidane por los pasillos del Santiago Bernabéu. Mientras que para unos el francés supone un soplo de aire fresco, otros pueden verse en la cuerda floja.


De todos los jugadores seguro que el que mejor ha encajado la noticia es Marcelo. El brasileño está atravesando su peor temporada desde que llegó al Real Madrid. Con Solari pasó a un segundo plano sin tener participación en los partidos clave de la temporada en favor de un Reguilón que le quitó el puesto y que ya estuvo bajo las órdenes de Zidane en el Castilla.  El desembarco de Zidane llega en el mejor momento posible para Marcelo, pero también Varane, Kroos, Asensio o Casemiro recibirán al francés con los brazos abiertos, no tanto por no haber contado con Solari, sino porque no han rendido a su nivel esta temporada y con Zidane mostraron su mejor cara y estaban enchufados en cada partido.

GABRIEL BOUYS/GettyImages

Y durante la ausencia de Zidane ha estallado el caso Isco. La relación entre el jugador y Solari era insostenible, y con el francés fue titular en la última Champions. Pase lo que pase con Isco seguro que su situación en el Madrid sólo puede ir a mejor.


En la parte opuesta y teniendo como punto de partida la pasada temporada están Dani Ceballos y Marcos Llorente. El centrocampista sevillano apenas contó para Zidane en su primer temporada en el club blanco y con Lopetegui empezó a tener oportunidades. Además, Ceballos pudo haber cavado su propia tumba, sin saberlo, tras la rajada contra el galo el pasado verano y en medio de esta revolución que repara el Madrid él puede ser uno de los perjudicados. Tampoco tuvo oportunidades un Marcos Llorente que esta temporada se ha destapado y ha demosrado que está preparado para jugar en la élite. Ahora, sólo le falta lo más difícil, convencer a Zidane de que puede ser importante en este equipo, y todavía tiene tres meses por delante para intentarlo.

LLUIS GENE/GettyImages

Mención a parte merece Gareth Bale. El galés está sentenciado, independientemente de quien sea el entrenador. Con Zidane no acabaron bien las cosas, y su rendimiento esta temporada no ha hecho más que ponerle en la rampa de salida. Quizá Zidane sea capaz de recuperar a Bale de aquí a final de temporada pero aún así su futuro está lejos del Santiago Bernabéu.


No tiene una tarea fácil Zinedine Zidane con un equipo que se ha quedado sin la posibilidad de luchar por los títulos en el mes de marzo, con fuegos internos que hasta hace unas horas parecían imposibles de sofocar y con jugadores desenchufados. De aquí a final de temporada cada partido será una pruebas de fuego para los jugadores que quieren quedarse en el Madrid y demostrar que pueden ser importantes para Zidane. Los damnificados por la llegada del francés y los que no han tenido oportunidad de estar bajo sus órdenes todavía están a tiempo de darle la vuelta a su situación y librarse de la quema que se prepara para el próximo mercado.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like