Un fuerte castigo recibió un hincha de parte de justicia británica luego de agredir a un jugador en un encuentro clásico de la segunda división, además de tener que estar fuera de las canchas durante varios años debido a este incidente que se dio en el encuentro entre el Aston Villa y Birmingham.

El hecho, que se dio el pasado domingo, lo protagonizó Paul Mitchell, hincha del Birmingham, quien invadió el campo de juego y le dio un golpe a Jack Grealish, capitán del Aston Villa, siendo detenido posteriormente por los agentes de seguridad, tras lo cual se le siguieron las causas legales.

Finalmente, Mitchell fue sancionado con 14 semanas de cárcel, además de ser expulsado de los estadios durante 10 años, tratando de poner un buen ejemplo para que no se den más invasiones y agresiones de parte de hinchas.

Al final, el jugador agredido, Jack Grealish, terminó recuperándose y continuó el encuentro.