Corría el minuto 26 cuando Mané hizo magia y aprovechó la mala salida de Neuer. El Liverpool con este resultado clasifica a cuartos de final.