Podría haber sido peor, pero el FC Barcelona tendrá un duro enfrentamiento contra el Manchester United en cuartos de final de la Champions League.

Hace apenas un par de meses, nadie habría pensado que el equipo británico se vería las caras contra algún equipo en cuartos de final de la Champions, pero la salida de Mourinho, o la llegada de Solskjaer, según se quiera ver, ha servido de revulsivo para el equipo que parecía abocado este año al fracaso más absoluto.

crystal-palace-v-manchester-united-premier-league-5c8babef26f424be56000001.jpg

Consideraciones técnicas a un lado, el Barça lo pasa mal cuando un equipo tiene actitud y van directos hacia ellos. Son varios los ejemplos esta temporada de equipos que, cuando se lo han creído, ha podido con el Barça. Al United le pasa algo parecido ahora. Viven en una especie de nube de optimismo. Seguramente, ellos son los primeros que no se esperaban estar jugando a estas alturas en la Champions. Y ahí están, con más o menos suerte, se ganaron el pase en el Parque de los Príncipes. Con un equipo plagado de bajas, pusieron actitud y ganas, lo que más hace sufrir al Barça.

Dijo Jordi Alba nada más terminar el partido contra el Lyon que a ellos no se les valoraba igual que a otros equipos de España y que se minusvaloraban sus victorias. Tiene su parte de razón, pero ni él ni nadie pueden obviar de que este equipo, sin Messi no hace mucho y si pasan de ronda dependerá también de como el United controle al argentino, o como éste tenga de inspirado el día.


Hay que partir de una premisa, el United tiene poco que perder ya estas alturas y al Barça le puede venir el mar de alturas, eso que le ha venido pasando en los últimos tres años. De perder, sería el cuarto año en el que caen en cuartos de final. Siempre ante equipos a priori inferiores que tenían mucho menos que perder que el Barça. No hay mejor ejemplo de ello que el año pasado, con la Roma pintándole la cara al equipo de Valverde con todo perdido.

manchester-united-v-burnley-fc-premier-league-5c8bafec8486f336e5000010.jpg

Los enfrentamientos previos parecen favorables al Barça y todo apunta a que el equipo azulgrana pasará. Es más y mejor equipo, pero el Barça es dado a confiarse o eso demuestra la historia reciente en la Copa de Europa. Le toca el peor rival posible para confiarse, era un muerto en diciembre y ahora están muy vivos y con hambre de todo.