El fútbol, se sabe desde hace tiempo, dejó de ser el juego más popular del mundo para convertirse en un negocio. O al menos se las ha arreglado para seguir vendiéndose como el deporte que siempre fue mientras oculta la lógica inherente a toda actividad en la que el principal objetivo es meramente económico.

Inmersos en esta nueva realidad, los clubes han buscado la forma de incrementar sus presupuestos para tener un plantel más competitivo y una de las herramientas que han encontrado fue la de salir a la bolsa. El primero que lo ha hecho fue el Tottenham en 1983, pero con el correr de los años, fueron más y más los clubes que se sumaron a esta corriente. Por esa razón en 2002 se creó el STOXX Europe Football, un índice que mide el rendimiento bursátil de los clubes europeos que cotizan en bolsa.

real-madrid-v-ajax-uefa-champions-league-round-of-16-second-leg-5c8bedea26f424b8f300000a.jpg

El valor de las acciones, como en cualquier otro ámbito, depende de la confianza de los inversores en el activo, pero al tratarse de un deporte hay otros factores a tener en cuenta, como por ejemplo la performance del equipo dentro del campo de juego.

Estos son los clubes que hoy en día cotizan en bolsa:

Italia: Juventus, Roma y Lazio

Francia: Olympique de Lyon

Reino Unido: Celtic de Glasgow 

Alemania:Borussia Dortmund

Portugal: Sporting de Lisboa, Oporto y Sporting de Braga

Turquía: Galatasaray, Besiktas, Fenerbahce y Trabzonspor

Holanda: Ajax

Dinamarca: Brondby, AGF, Silkeborg, Aalborg Boldspilklub y Parken Sport & Entertainment (estadio)

Suecia: AIK Football

Polonia: Ruch Chorzow

Macedonia: Teteks ad tetovo