By 90Min
May 08, 2019

El mundo del fútbol se ha despertado hoy con un titular unánime, la debacle del FC Barcelona en Anfield. El conjunto azulgrana tenía pie y medio en la final del Wanda Metropolitano tras ganar 3-0 en la ida, otra vez los azulgranas llegaban a un partido de vuelta con una renta de tres goles pero los fantasmas de Roma volvieron a aparecer y a cada minuto que pasaba la final se iba alejando un poquito más. En 90 minutos el Barça pasó de estar en la final, de verse con un nuevo triplete en la mano, con la posibilidad de festejar un título en Cibeles al desastre más absoluto.


Llegar a una final de la Champions no es un camino de rosas y levantar la orejona tampoco es una tarea fácil. Es ahora, y curiosamente gracias al Barcelona, cuando entonces se le da más valor a lo conseguido por el Real Madrid en las tres últimas temporadas conquistando tres Champions de forma consecutiva. Muchos decían que ante el Liverpool los blancos no jugaron un partido brillante, que la suerte les acompañó frente a la Juventus o que los penaltis son una lotería, pero para ganar una Champions hay que estar ahí, y el Madrid lo estuvo e hizo lo que hay que hacer en una final: ganar. Ya sea con un resultado o con otro, con un fútbol más o menos bonitos, pero ganó y eso es un hecho histórico que tardaremos muchos años en volver a ver y que nadie les conseguirá arrebatar.

LLUIS GENE/GettyImages

Hoy el mundo del fútbol entiende un poquito mejor lo complicado que es llegar a una final de la Liga de Campeones y si ya es difícil ganar una Champions más aún lo es ganar tres de manera consecutiva. Las malas lenguas quisieron desprestigiar lo logrado por el conjunto blanco en esta competición en el último lustro, pero no hay ningún título que de tanto prestigio y que cueste ganar tanto como una Champions, sino cualquiera sería capaz de ganarla y los jugadores no pondrían todos sus empeños el conquistar el cetro europeo. Quitarle mérito a lo logrado por el Madrid por la irregularidad mostrada en LaLiga en los últimos años es una osadía que sólo los poco entendidos en fútbol se atreven a hacer.


Jugadores, entrenadores, directivos, aficionados, todos lo reconocen: la Champions es el trofeo más preciado. El que más cuesta ganar, el que más escasea en las vitrinas de los grandes clubes y el que sólo unos pocos elegidos llegan a festejar. Ha tenido que pasar un desastre como el de Anfield para que podamos valorar el esfuerzo y lo que significa una Champions. Hoy aquellos que decían que ganar la Copa de Europa es un juego de niños se han dado con la horma de su zapato.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)