By 90Min
May 08, 2019

Fue una noche trágica para la institución blaugrana. Una derrota de tamaña magnitud tendrá efectos colaterales. Para colmo, luego del encuentro frente al Liverpool, el bus del Barcelona emprendió la vuelta sin su capitán.

Image by santiago waisman

Todos los culés ya se imaginaban en el Wanda Metropolitano levantando una nueva orejona. Pero los partidos hay que jugarlos y ganarlos. La diferencia sustancial de tres goles en el partido de ida no fue suficiente para sentenciar la clasificación a una nueva final de Champions League. Sin sus principales figuras y garantes de goles, Salah y Firmino, en la ciudad de los Beatles todos se preguntaban quién haría los tantos. En una muestra de carácter y personalidad de equipo, errores defensivos del Barça, al unísono el "nunca caminarás solo" posibilitaron la epopeya; un histórico 4-0 para meter al Liverpool en su novena final del máximo torneo europeo por excelencia.

Finalizado el partido, Messi, que no gravitó como lo hizo en el Camp Nou, le tocó el control de antidoping. Al parecer, de acuerdo a fuentes españolas, el proceso médico demoró más de la cuenta, por lo que el transporte oficial azulgrana se fue del estadio camino al aeropuerto sin su estandarte. No se sabe si la 'pulga' no se quería volver o el bus no lo quería esperar. Suspicacias que alimentan y condimentan, posiblemente, el mayor fiasco en la vida deportiva barcelonista.


Luego del protocolo clínico, Lionel se retiró de Anfield con la cabeza gacha, el peso de la derrota sobre sus hombros, sin mediar palabras con la prensa y desconsolado se unió con sus compañeros para retornar a Cataluña. 

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)