By 90Min
May 08, 2019

"Histórico", "memorable", "sensacional", "milagro"... estas son algunas de las expresiones con las que la prensa ha definido lo sucedido en la noche de ayer en Anfield. El Liverpool, contra todo pronóstico, consiguió dar la vuelta a una eliminatoria que perdía por tres goles en un partido al que llegaba mermado por las lesiones y el cansancio por sus compromisos ligueros. 

Los 'reds' consiguieron una auténtica machada ante un FC Barcelona que aterrizaba en Inglaterra con la cabeza ya en la final de Madrid, y eso le costó muy caro, porque al Liverpool nunca se le puede dar por muerto.

Clive Brunskill/GettyImages


El partido de ida estuvo marcado por los tres tantos locales con el doblete de Leo Messi, pero el dominio fue para el conjunto inglés, que mereció regresar con algún gol en el marcador. Sin embargo, pese a las adversidades y los poco halagüeños pronósticos, los de Merseyside no se dieron por vencidos, sabedores de la tradición 'red' que les suele llevar a firmar gestas como la que finalmente tuvo lugar.

En Liverpool y en la prensa se hablaba de la final de Estambul como ejemplo a seguir. Aquella noche de 2005 se consiguió remontar un 3-0 al Milan en el segundo tiempo de un partido que se decidió en los penaltis. Los aficionados esperaban algo similar anoche, un equipo decidido a hacerse con el triunfo y la heroica, pero complicada, proeza, y el equipo les demostró que tres goles eran muy pocos para un club que sabe lo que es jugar con todo en contra.


Clive Brunskill/GettyImages


La noche de ayer se une a otras grandes noches europeas del Liverpool más allá de la inolvidable final. La remontada al Barça se suma a una lista en la que encontramos el "chorreo" al Real Madrid, la remontada a Olympiacos o las recientes victorias ante Manchester City y AS Roma de la pasada edición de la Champions League. Origi y Wijnaldum entran en el particular Olimpo de las leyendas 'reds' tras sus goles de anoche para reunirse con los Gerrard, Luis García, Xavi Alonso o Dirk Kuyt, que no es poca cosa.

Casualmente, todas estas últimas citas para el recuerdo tienen algo en común entre ellas y con la de anoche: sucedieron en Anfield. 'The Kop' y todo el estadio crearon ese ambiente propio de los partidos importantes, esa atmósfera que propicia las grandes remontadas, y funcionó. Vaya que funcionó. Los miles de almas 'reds' que se concentraron anoche en el estadio recibieron a los equipos al son del "You'll never walk alone" y despidieron a los suyos, tras la hazaña, de la misma forma, dejándose la garganta, como los futbolistas el corazón.


Clive Brunskill/GettyImages


Las ausencias de Salah, Firmino y Keita, la, por momentos, temida lesión de Henderson y la consolidada por Robertson, las paradas de Alisson y los goles de Origi y Wijnaldum, la pillería de Trent Alexander-Arnold... todo eso pasará a la historia como una de las mayores remontadas jamás vistas. Algo a lo que quizá están más acostumbrados en Anfield ya que allí todo es posible porque una vez que eres 'red' no tienes nada que temer, pase lo que pase, nunca caminarás solo.

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)