By 90Min
May 09, 2019

Los ilustrados del fútbol en el que sus ojos brilla solo una bandera son aquellos que desmerecen cualquier victoria del rival y enaltecen cualquier derrota, decididos a sacar hacia fuera todos los reproches y defectos que pudiera tener el equipo rival. Hoy, durante todo el día, estamos viendo a un montón de aquellos ilustrados de bufanda y banderín exhibiendo todas las maldades del FC Barcelona. Todos ellos están dispuestos a señalar a Valverde, Messi, Luis Suárez… ¡incluso a The Observer! Es obvio que la culpa es de su jubilación, su bigote era místico.

Image by Miguel A. Sánchez


Yo, desde hace unos años, intento considerarme imparcial en estos lares. Tengo mi club, del que presumo con orgullo, pero por suerte no es ni Real Madrid ni FC Barcelona, ni tan siquiera rivaliza con ninguno de estos dos. Las ventajas de estar fuera de la élite. Desde allí he decidido no desangrar cualquier personificación de culpabilidad culé. De hecho, si tuviera que poner un nombre sobre la mesa lo tendría claro: Lionel Messi. Y, al parecer no estaría bien visto que dijera que Messi hizo un buen partido aunque piense que lo hizo. Desde mi parecer, la culpa de la derrota del Barcelona ha sido grupal y derivada de la Messidependencia.

OLI SCARFF/GettyImages


En los últimos años todo lo relacionado con el blaugrana depende de Messi. Parece ser que el argentino tiene que guisar, comer, robar, regatear, asistir y marcar. Ayer no estuvo del todo mal en conducción y asistencia, aunque no fue determinante. Cuando el héroe solo hizo un buen partido de persona normal, sus compañeros cayeron. La Messidependencia hundió a una plantilla que se vio superada física y tácticamente por el dominio de un ilustre Klopp. Todo y que el Liverpool jugó mejor el partido del Camp Nou.

La culpabilidad grupal recayó sobre los malos despejes de Ter Stegen, aunque también salvó a los suyos, la falta de acierto y decisión de Jordi Alba, la lentitud de los centrales, la poca contundencia y los errores en el pase de Sergio Busquets y Rakitic, la falta de chispa de Coutinho, la sequía eterna de Luis Suárez fuera de casa en Champions League… y en que Messi se dejó la capa en su casa y no pudo volar sobre todos para erguirse como el dios de un deporte esférico que hoy te aclama y mañana te elimina. La culpa también fue de Valverde apostando por un fútbol al que no acostumbran los del Camp Nou, rechazando en ciertos tramos del encuentro el balón y confiando en la dureza de Arturo Vidal. Probablemente también lo fue de una afición y unos medios que dieron la final por hecha… e incluso lo fue de Manolas y las pesadillas del coliseo.

OLI SCARFF/GettyImages


El bloque no funcionó y, durante toda la temporada, cuando esto ha ocurrido, ha aparecido Messi en forma de ángel, robando y marcando. Ayer intentó asistir, pero sus compañeros no consiguieron batir a un Alisson que realizó grandes paradas. Intentó marcar, pero no estuvo bien en este aspecto. Intentó conducir y lo consiguió. El 10 es humano y, un humano, no puede vivir constantemente en el cielo. El Barça es un gran equipo, pero la temporada del Liverpool está siendo mejor que la de los culés, más allá de campeonísimos y segundos puestos. ¿De quién fue la culpa? La culpa fue, ni más ni menos, que del FC Barcelona.

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)