El hijo prodigo de Coapa ha regresado a casa para defender el marco americanista, sin embargo, lo hace con un número inusual para los arqueros.

Después de ocho años en el viejo continente y con una aventura más tormentosa que exitosa, Ochoa está de regreso con el equipo de sus amores.

Los números favoritos del guardameta son: 1, 8 y 13, pero todos estos ya estaban ocupados y la tardía llegada del mexicano al América también es un factor.

El número uno lo utilizó Marche en la jornada 1 por lo que no lo puede utilizar, el 13 le pertenece a Leo López y el 8 era el de Mateus Uribe, quien recientemente partió.

Así que a falta de números disponibles, Guillermo Ochoa seleccionó el dorsal 6. ¿Por qué el seis? Porque el 6 de agosto nació su primera sobrina y se completó su regreso al América. Ese factor sentimental lo llevó a inclinarse por el número.

Siempre es importante tener jugadores de calidad en la Liga MX y el regreso de uno de los hijos pródigos de la selección mexicana al circuito Azteca siempre será algo bueno.