By 90Min
September 28, 2019

   La era de Tomás Boy en Chivas ha terminado, de manera sorpresiva por el momento en el que ha ocurrido el cese, aunque la posibilidad siempre estuvo latente. El equipo dirigido por El Jefe nunca terminó de mantener la regularidad. El Guadalajara de Tomás mostró su mejor cara, en cuanto a generación de futbol, en los últimos tres partidos; sin embargo, los goles a favor no aparecieron y los errores defensivos provocaron que los goles en contra sí se presentaran.

   El 10 de abril de 2019 la llegada del experimentado técnico al banquillo rojiblanco parecía, hasta cierto punto, una decisión acertada, debido a que José Cardozo había dejado a las Chivas en un estado de inoperancia táctica, en un abismo de falta de carácter notable en cada partido y, por supuesto, en problemas graves para mantener la categoría el siguiente año. Boy llegaría con toda su experiencia para evitar descensos, pero también para inyectarle sangre caliente al plantel tapatío.

   Sin embargo, los problemas continuaron y las Chivas, dirigidas por Tomás, sólo fueron capaces de ganar uno de los cuatro juegos que les restaban. Guadalajara dio la sorpresa y le pegó al espectacular equipo de León, líder en solitario y nuevo poseedor del récord de victorias consecutivas en torneos cortos, empero, fue un partido en el que los de Verde Valle no convencieron y pudieron haber sido incluso derrotados.

Image by Brian Becker


   La pretemporada de los rojiblancos al mando del segundo máximo goleador en la historia de Tigres, fue un verdadero ridículo, y entonces los aficionados de Chivas presionaban ya bastante para que se diera un cambio de entrenador. Sin embargo, se optó por la continuidad de Boy, pese a que el responsable de haberlo llevado a la institución tapatía, José Luis Higuera, había sido separado de su cargo un par de semanas antes por Amaury Vergara.

   El Apertura 2019 fue desde el principio un verdadero sube y baja para las Chivas. Por una parte, las victorias ante Tigres y San Luis ilusionaban a sus aficionados; pero las caídas ante Santos y León, así como un empate frente a Puebla en el mismo lapso seguían dejando muchas dudas sobre qué esperar del rebaño. Posteriormente las cosas empezaron a ponerse tensas en el club de Verde Valle, pues Tomás y sus pupilos hilaron cuatro juegos sin conocer la victoria entre liga y copa; situación que terminó ante el Atlas, en el clásico tapatío, con lo cual, la situación parecía enfriarse un poco.

   Finalmente, cuando parecía que Boy Espinoza había encontrado el once ideal y un estilo de juego respetable con el Guadalajara, errores puntuales, tanto de los defensores al momento de marcar, como de los delanteros cuando tuvieron jugadas de trámite frente al marco que no pudieron concretar, terminaron por hundir al director técnico de 68 años y condenarlo a un nuevo fracaso en su carrera como entrenador. 

You May Like