By 90Min
October 01, 2019

Terminó el lío en Niza. Kasper Dolberg había denunciado que había desaparecido su reloj, valorado en 70.000 euros, en el vestuario. El club no quiso tomar cartas en e lasunto para no señalar sin indicios a nadie, pero sí lo hizo la policía, que investigó el caso, pues el delantero holandés había denunciado el robo. La policía ha terminado por determinar que Lamine Diaby-Fadiga es el culpable. El Niza le ha comunicado a través de sus medios oficiales que ha sido despedido.

YANN COATSALIOU/GettyImages


El ya famoso reloj desapareció la semana del 14 de septiembre. Dolberg, además de denunciar, llegó a amenazar al Niza con no jugar ante el Dijon el día 21. Finalmente no solo jugó, sino que marcó uno de los dos tantos de la victoria de los suyos por dos goles a uno. Pese a que de cara a la galería nada pasaba, el holandés lo denunció a comisaría y esperó a que estos encontrarán al culpable. Lo hicieron. El señalado fue Lamine Diaby-Fadiga, canterano y joven promesa del Niza.

Según publica L’Equipe, delantero y club no tomarán medidas legales contra él, pero sí le exigen devolver los 70.000 euros, además de admitir que fue el culpable. En el comunicado le señalan como tal y anuncian que el club no puede permitir una falta tan grave a uno de sus futbolistas, pues se trata de una falta a la credibilidad y confianza "que une a todos los empleados y, más ampliamente, a los miembros de la familia roja y negra". Según asegura el diario galo, en las próximas horas firmará por el París FC.

You May Like