By 90Min
October 03, 2019

Se podría decir que Valverde ayer se convirtió en Zidane, en el Zidane de la flor, el que hacía un cambio y el partido se volvía de cara. No es lo habitual en el 'Txingurri', todo lo contrario, pero ayer dando entrada a Arturo Vidal acertó de pleno.

Chris Brunskill/Fantasista/GettyImages

Porque hasta la entrada del chileno, el Barça sufrió y mucho, tanto como para haber ido perdiendo por más de un gol en el partido. El Inter llegó, se adelantó y para sorpresa de los presentes que esperaban que se encerrasen, se puso a jugar y a hacerlo bien, mientras que al Barça le costaba verlas venir.

Pero a Valverde se le iluminó la bombilla y acabó recordando que tenía a un jugador en el banquillo que, en intensidad, no hay quien le gane. Valverde sacó a Vidal en el minuto 53 y no tardó nada en asistir a Suárez para que pusiera el empate. Valverde quitó creación y puso intensidad y músculo - de paso colocó a De Jong en su sitio - y la jugada le salió a la primera.

No fue el único cambio. También entró Dembélé por Griezmann - que volvió a hacer poco en un partido - para dar verticalidad, desborde y profundidad. Fue otro soplo de aire fresco y a partir de ahí, el Inter de Conte acabó desarmándose.

LLUIS GENE/GettyImages


No hizo el tercer cambio, quizás por miedo a estropear lo que le había funcionado o quizás porque con dos hizo por los tres. Lo único que se puede sacar en conclusión es que, por una vez, Valverde ganó la pelea a las sustituciones.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like