By 90Min
October 06, 2019

Las aguas llegan turbias por el Turia. El ambiente está tenso, tal vez incluso demasiado, y cualquier acción de cualquier punto de la disputa no hace más que caldear todavía más la situación. Durante el encuentro de ayer del Valencia contra el Alavés, en el que, por cierto, los chés ganaron por dos goles a uno, la afición cantó al unísono ‘Anil, canalla, fuera de Mestalla’. Mostraron su desacuerdo con su gestión, intensificado tras la destitución de Marcelino. El técnico se había convertido en el santo y seña del valencianismo. El presidente del club no se quedó quieto y, lejos de hacer oídos sordos, mandó callar a su propia afición.


Anil Murthy, en un gesto desafiante, mueve los brazos hacia arriba y hacia abajo mientras le cantan que debe marcharse del club. El gesto puede interpretarse de dos formas, ninguna de ellas positiva: agitar al público para que cante más alto o pedir calma de forma irónica, al puto estilo Cristiano Ronaldo. Tras realizar este gesto, se llevó el dedo índice a la boca para mandar callar a la afición blanquinegra.

El altercado fue grabado por varios tuiteros y difundido por todos los medios de comunicación. La polémica hervía a través de Twitter y Anil Murthy tuvo que quitar hierro al asunto. El presidente tuiteó: “Quiero aclarar que los gestos de hoy en el palco solo buscaban una cosa: pedir calma y, especialmente, que la afición, a la que respeto al máximo, dirigiera sus esfuerzos a ayudar al equipo en un momento de dificultad a lograr la importante victoria conseguida, que es de todos”. Un tweet lleno de aclaraciones y justificaciones que no muestra otra cosa que la necesidad de justificar su mal gesto desde el palco.

El ambiente se enrareció todavía más horas después, cuando el Valencia publicaba un comunicado en sus medios oficiales. El club advertía que Anil Murthy había recibido “graves amenazas, algunas de ellas de muerta” a través de su teléfono móvil. Las amenazas han sido denunciadas a la Policía.

Los altercados evidencian que la situación actual en Mestalla necesita una solución urgente. Por el momento, los jugadores están salvados de la quema y no parecen estar demasiado afectados, consiguen sacar sus partidos adelante. Puede que esto en algún momento deje de ocurrir.

You May Like