By 90Min
October 07, 2019

Mohamed Salah es el número 19 en el Top 20 de los mejores futbolistas de la serie de la década. Siga el resto de la serie en el transcurso de las próximas cuatro semanas.


Hablar de Mohamed Salah es hablar de cómo la persistencia, la continua lucha por cumplir los sueños, es la única forma de conseguirlos y alcanzar el éxito. La carrera del egipcio se escribe sobre arena, la del desierto en el que dio sus primeros pasos y patadas al balón, y hierba, la de los incontables campos que ha conquistado a lo largo de una trayectoria que aún tiene mucho margen y tiempo para aumentar.

Hablar de Mohamed Salah es hablar de velocidad, de desborde, de rivales que quedan atrás cuando el atacante convierte sus botas en ruedas y el terreno de juego en su particular pista de carreras. Es hablar de Basilea, Londres, Florencia, Roma y Liverpool, pero también de Gabón, de Kiev y, sobre todo, de Madrid.

VI-Images/GettyImages

Está claro que el 15 de junio de 1992 en Basyoun nadie sabía que aquel niño que acababa de ver la luz por primera vez se convertiría en uno de los futbolistas más valorados 27 años después. Nadie era capaz de vislumbrar a ese crío que correteaba por las calles de su ciudad y pateaba un balón hasta que el sol se ponía en el Delta del Nilo saldría de Egipto para recorrer Europa hasta coronarse a más de cuatro mil kilómetros.


Sin embargo, el niño fue creciendo con un balón a su lado y el Arab Contractors en el que se formó se quedó pequeño cuando el Basilea se presentó con dos millones y medio de euros para fichar a un joven egipcio de 20 años. Mohamed Salah había despuntado en el Mundial Sub-20 y los Juegos Olímpicos de Verano de aquel 2012, y en Suiza no tardó en hacer lo propio para convertirse en Campeón de la Super Liga. El título le sirvió para lograr su primer premio como Futbolista Africano del Año.

El Chelsea inglés de Roman Abramovich puso entonces su mirada en él y en enero de 2014 le firma a cambio de 16 millones y medio de euros. Salah se proclama igualmente campeón suizo desde Londres, donde debuta e incluso firma sus primeros goles, pero no parece estar listo para la Premier League. En verano llega un nuevo técnico, José Mourinho, al equipo y confía aún menos en él, lo que le lleva a salir cedido en invierno a la Fiorentina.

Clive Mason/GettyImages

El "desprecio" de los 'blues' abrió las puertas al egipcio hacia un equipo donde encajó a la perfección desde el primer momento. Seis goles en sus siete primeros encuentros con la camiseta 'viola', con actuaciones brillantes en duelos con rivales de entidad como Tottenham o Juventus de Turín. Salah destaca en un equipo con grandes nombres como Alberto Gilardino, Joaquín Sánchez o Alberto Aquilani, pero en verano regresa a Inglaterra.

En Stamford Bridge siguen sin confiar en su potencial pese a lo que demuestra en Florencia y deciden que vuelva a Italia, pero esta vez a la AS Roma, donde su participación es incluso mejor. En la capital si que ven en él a un futbolista capaz de sentarse en la mesa de los mejores y deciden ejercer la opción de compra de forma anticipada, algo que seguramente lamentan en Londres hoy en día.

Salah se sale en Italia, termina la temporada como máximo goleador del equipo y en el tercer puesto de los goleadores de una Serie A que le permitió explotar. La temporada siguiente no suma unos registros tan brillantes, pero lleva al equipo hasta el subcampeonato de la liga italiana de la mano de un Edin Dzeko que se convierte en su mejor socio.

VINCENZO PINTO/GettyImages

Mientras tanto el Liverpool un tal Jürgen Klopp piensa en él para completar un ataque de ensueño y los 'reds' lo firman el 22 de junio de 2017 a cambio de 42 millones de euros. Mohamed Salah se une a Coutinho, que tenía las horas contadas en Anfield, Firmino y Mané para devolver al conjunto de Merseyside al lugar que le corresponde.

El egipcio debuta con gol ante el Watford en el presagio de lo que será su temporada. Salah no deja de marcar y termina el curso con 32 goles como máximo goleador de la Premier League, batiendo el récord de tantos en una sola temporada que tenían nombres como Alan Shearer. En Europa sus diez goles y cinco asistencias llevan a los suyos a la final de la Champions League en Kiev, donde se tiene que retirar entre lágrimas, lesionado del hombro, para ver caer a su equipo ante el Real Madrid.


En su primer año en la competición inglesa se alza como Jugador del Año y se queda a las puertas, en el tercer puesto, en el Premio al Mejor Jugador de la UEFA y en el The Best. Lo que si logra es el Premio Puskas gracias a su gol al Everton, superando las chilenas de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale en la máxima competición europea.

Nathan Stirk/GettyImages

Tras el verano nada cambia, el Liverpool de Jürgen Klopp es aún más arrollador en Inglaterra con su tridente ofensivo al cien por cien y pelea por el título hasta el final, pero el Manchester City se lo arrebata por tan solo un punto. Sin embargo, Salah vuelve a conseguir la Bota de Oro inglesa junto a Aubameyang y Mané en un trío africano en el que todos sumaron 22 goles.

La espinita de Kiev seguía clavada en el vestuario y los seguidores de Liverpool, la competición les enfrentaba al FC Barcelona y la derrota inicial hacía presagiar que no podría luchar por la 'Orejona', pero sin él sobre el césped sus compañeros hicieron magia en Anfield para remontar y llegar a Madrid. En el Wanda Metropolitano Salah fue el primer protagonista con un gol desde el punto de penalti en el minuto dos, y la gloria llegó. Los 'reds' se impusieron al Tottenham y sumaron su sexta Champions League.

Michael Regan/GettyImages

Salah se coronó en Madrid el año en que se convirtió en el jugador que necesitó menospartidos para sumar sus primeros 50 goles con la camiseta de Liverpool. Tras el verano lograron también la Supercopa Europea y la temporada en la Premier League no podría haber empezado mejor, con el equipo líder sin dejarse ningún punto por el camino y todo de cara para, por fin, levantar el ansiado trofeo inglés.


Michael Regan/GettyImages

¿Ha demostrado ya Salah todo lo que tiene que enseñar al mundo? El egipcio tiene tan solo 27 años, la edad ideal en el mundo del fútbol, la época en la que la frescura física aún persiste y se mezcla con la experiencia de los años anteriores. Tiene aún varios años por delante, cursos en los que seguir haciendo goles e historia. 


20 - Robben, el holandés volador que se convirtió en la leyenda del Bayern

You May Like