By 90Min
October 07, 2019

Evidenciado esta temporada de forma clarísima, el FC Barcelona ha entendido que al fútbol se juega para ganar, no para agradar con el juego que se practica. Las ideas del estilo y el disfrute con la posesión han sido sustituidas por la eficacia del gol, y todo se resume en una frase "sale Busquets y entra Arturo Vidal". 

No está siendo la mejor temporada para el de Badía. El 5 blaugrana siempre ha sido sinónimo de equilibrio y juego pausado al que se le podía añadir hasta un exceso de posesión. Todo fruto de la escuela Barça y coletazos del juego Guardiola instaurado desde hace ya una década en la ciudad condal. Pero este año parece haber cambiado y el mayor damnificado es Sergio Busquets. Cuando el marcador corre en tu contra el exceso de posesión te perjudica. Tener el balón no te da el gol que es de lo que se nutre este deporte, lo demás son añadidos. 


Con Rakitic sin minutos por decisión de un Valverde que ha pasado de mayor cómplice a mayor verdugo del croata, el medio del campo que aporta ese gol y victoria al equipo del Txingurri es el formado por De Jong, Vidal y Arthur. Con ellos tres, el Barcelona remontó al Inter nada más sustituir a Busi, y le endosó un 4-0 al Sevilla, con el canterano sin disputar un solo minuto. El gol, de nuevo el gol como argumento para desmontarlo todo.

Como decía la frase, "sin gol no hay fútbol". Por eso Griezmann no disputó ayer ni un minuto, y oportunidad para Dembélé que la tiene y para dentro. Por eso jugó Vidal con el que remontas en Champions y ayer te anota el 2-0. Por eso, en definitiva, si no te acompañan los tiempos, si se necesita más y lo único que puedes aportar es posesión banal del balón, el banquillo te espera. Marcar más que el rival te da los tres puntos y los títulos, tocar más el balón no. Resultadista pero efectivo


Tiene Busquets tiempo para pensar por qué fue suplente ayer. Seguramente ir con la selección, que practica el mismo juego de toque que ha dejado de dar resultado al Barcelona, no sea la mejor vía, pero debe de hacerlo. Ganar por uno más que el rival significa para España estar en la Eurocopa, tener la posesión más que ellos y empatar, no. Formula sencilla.

Tiempos de cambio en Can Barça, la tenencia del balón ha caducado, llega el gol y el fútbol directo. El de LaLiga de Simeone en el Camp Nou, el del Inter de Mourinho y los aspersores y el de las tres Champions de Zidane. El anti-fútbol instaurado en los de Valverde con Busquets como mayor damnificado, merecidamente. Larga vida al gol, y si a sus aficionados no les gusta, que miren la clasificación. 


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like