By 90Min
October 09, 2019

La selección argentina, dirigida por Lionel Scaloni, igualó 2 a 2 ante Alemania en el primer amistoso de los dos que jugará por Fecha FIFA, en un encuentro disputado en el Estadio Signal Iduna Park del Borussia Dortmund.

El combinado nacional comenzó perdiendo 2 a 0 con goles de Serge Gnabry y Kai Havertz en el primer tiempo, donde pudo haber sufrido aún más tantos, pero en el complemento logró empatarlo con conquistas de los ingresados Lucas Alario y Lucas Ocampos.

LO BUENO: los cambios de Scaloni en el segundo tiempo funcionaron

INA FASSBENDER/GettyImages


Luego de una floja primera etapa, en la que el local tuvo el dominio casi completo del trámite de juego donde además creó muchas ocasiones claras de gol, el entrenador argentino decidió mandar a la cancha a futbolistas como Lucas Alario, Lucas Ocampos y Marcos Acuña (también lo hizo Renzo Saravia y Guido Rodríguez, que no llegó al minuto).


Los dos primeros cumplieron con un gol cada uno (Alario además fue partícipe necesario del tanto de Ocampos) y exhibieron un buen nivel, mientras que Acuña cumplió con creces por la banda izquierda y además habilitó al ex River en su conquista de cabeza con un gran centro. Muchos futbolistas siguen pidiendo pista y eso es más que positivo, porque la base ya está lista y siempre es bueno tener variantes.


LO MALO: la superioridad alemana en el inicio


TF-Images/GettyImages


Si bien la Argentina pudo emparejarlo tanto en el trámite como en el marcador durante el segundo tiempo, el atropello teutón en los primeros 45' fue tan notorio que desnudó muchas falencias de los de Scaloni, como el nivel de Marcos Rojo, el problema de Ángel Correa en el retroceso y la falta de coordinación en algunos sectores del campo. Habrá que mejorar y mucho si la intención es volver a pelear con las mejores selecciones del planeta.


LO FEO: la risa de Serge Gnabry en el minuto de silencio 

El delantero alemán del momento volvió a deslumbrar al mundo con un gran rendimiento, sobre todo en el primer tiempo, donde además de convertir su gol con una sutil definición se movió con libertad por todo el frente de ataque. Sin embargo, la imagen que recorrió el planeta fue la de su carcajada en pleno minuto de silencio por los dos muertos en el tiroteo en una sinagoga, antes del inicio del encuentro. Si bien no creemos que la risa tenga que ver con eso, debería haber respetado. Muy feo...

You May Like