By 90Min
October 09, 2019

El delantero francés no está teniendo un inicio halagüeño en el conjunto blaugrana tras los primeros encuentros de la temporada y la grada no se corta a la hora de enfocar las críticas hacia su persona. Si bien es cierto que el rendimiento que se esperaba de Antoine Griezmann está lejos del que se ha visto, el futbolista tiene la difícil labor de dejar atrás los mecanismos del Atlético de Madrid para incorporar unos nuevos.

El galo tendrá que desenvolverse como extremo puro en este FC Barcelona después de muchas temporadas actuando como segundo delantero a las órdenes de Simeone. Una posición que Griezmann conoce de su etapa en la Real Sociedad, pero que quedó en un segundo plano con los rojiblancos y que dista mucho de lo que se le exige en el Camp Nou.

Soccrates Images/GettyImages


Su rol en el conjunto colchonero le dotaba también de una total libertad para atacar la portería desde prácticamente cualquier área del tercio ofensivo del campo. Podía caer a una banda, dejarse ver por la otra o entrar desde la segunda línea y sorprender en la colaboración con Diego Costa. Sin embargo, en la Ciudad Condal su puesto es fijo en el juego posicional de Valverde pues la punta es, por lo general, para Luis Suárez, y tanto el flanco derecho como la zona central son propiedad de Leo Messi.

Griezmann debe entonces encontrar sus fortalezas desde la banda izquierda y, sobre todo, buscar más el enfrentamiento uno contra uno con el defensor rival en zagas que se presentan bien colocadas ante el juego estático culé. El francés debe desaprender para renovar sus conocimientos y adaptar nuevos conceptos más cercanos a los que manejan Dembélé o Ansu Fati cuando tienen su oportunidad.

Quality Sport Images/GettyImages


Sin embargo, no es nada nuevo el problema de la adaptación pese a ser un perfecto conocedor de la competición española. Cuando aterrizó en Madrid ya sufrió de la misma forma por su cambio de posición, por la necesidad de adaptarse al trabajo que exige Simeone, y en sus primeros diez encuentros sus números fueron incluso peores que en este inicio de curso. El galo tan solo firmó un gol y una asistencia en sus primeros diez encuentros de rojiblanco por los tres tantos y los dos pases de gol que ya llevan su nombre en azulgrana.

Está claro que Griezmann no ha rendido a su mejor nivel vistiendo la camiseta del FC Barcelona, lo mismo que es sabido por todos, incluso por él mismo, que el momento cumbre llegará. Está claro que el francés terminará demostrando por qué está donde está, por qué el club ha pagado 120 millones de euros por él y por qué es uno de los mejores futbolistas del mundo. Su mejor versión está cerca, todo es cuestión de tiempo.

You May Like