By 90Min
October 10, 2019

Daniele De Rossi revolucionó al fútbol argentino con su llegada. Campeón del mundo con Italia, uno de los máximos ídolos en la historia de la Roma y una jerarquía que no es habitual para nuestro país.


El italiano decidió rechazar ofertas económicas muy elevadas y vino a cumplir el sueño de jugar en Boca. De poder estar en la Bombonera, vivir la pasión del hincha argentino y darle alegrías a los hinchas.

Fue recibido como un héroe antes de jugar. Se habló mucho de su nivel y cómo podía sacar diferencia. Se lo puso en el cielo sin verlo en el campo de juego y ahora más de uno está viendo la triste realidad.

De Rossi ya no es el joven que ganó todo con la Roma. A los 36 años, el Tano no logra encontrar la plenitud física y no puede mostrar sus condiciones en el campo de juego. Las lesiones le vienen jugando una mala pasada y ya no es más titular para Gustavo Alfaro.

Amilcar Orfali/GettyImages


Tras la suspensión de Nicolás Capaldo, muchos lo pensaron como una opción para ser titular en el Superclásico contra River. Boca necesita levantar un 0-2 y no había nadie mejor que De Rossi para un partido así. Su experiencia, su jerarquía, sus remontadas en la Roma fueron temas de debate.

Lamentablemente para él, la lesión fue más fuerte y se volvió a resentir. Este miércoles sintió molestias en el gemelo y hay quienes sostienes que estaría desgarrado. A falta de información oficial, lo único que queda claro es que parece imposible que pueda estar contra River.


Los flashes se apagaron, las ilusiones se derrumbaron y la realidad fue más fuerte. De Rossi merece respeto, ovación y el cariño de los hinchas de Boca por haber venido a cumplir su sueño. ¿Esperábamos que le de un salto de calidad al fútbol argentino? No viene siendo así.

You May Like