By 90Min
October 11, 2019

La polémica sigue girando en torno al VAR. Más allá de las decisiones acertadas y equivocadas, que hay por ambos lados, el tiempo de espera es uno de los grandes problemas del sistema de videoarbitraje español. 


El cambio de derechos no ha sentado bien a la fluidez que debe tener este proceso dentro del tiempo de partido. El nuevo VAR, producido por Hawk Eye, es 40 segundos más lento que el impulsado por Mediapro la pasada temporada.

Soccrates Images/GettyImages


El VAR no puede huir de críticas y es el gran protagonista de las polémicas de LaLiga. En lugar de convencer, cada día tiene más detractores. Algunos árbitros han pasado del uso al abuso de las tecnologías y los parones para tomar ciertas decisiones son eternas. Los críticos alzan la voz: frena demasiado el ritmo de partido. La toma de algunas decisiones o el tiempo de espera para trazar la línea del fuera de juego son eternos. Los árbitros, según el diario As, están tardando una media de dos minutos y catorce segundos en rearbitrar una jugada, cuarenta y tres segundos más que la pasada temporada.

La guerra entre Mediapro y la RFEF no está resultando positiva para el fútbol, pero por el momento tiene un ganador: la empresa de Roures. Rubiales ha salido perdiendo con un VAR más lento y con muchas más críticas. Ciertas estimaciones han sido eternas, llegando a desesperar incluso a los jugadores que podían salir beneficiados. El sistema necesita una reforma urgente.

You May Like