By 90Min
October 11, 2019

Zlatan Ibrahimovic es el número 15 en el Top 20 de los mejores futbolistas de la serie de la década. Siga el resto de la serie en el transcurso de las próximas tres semanas.


"¿Estilo sueco? No. ¿Estilo yugoslavo? Por supuesto que no. Tiene que ser estilo Zlatan", podría ser perfectamente la carta de presentación del delantero sueco. Sin embargo, Zlatan Ibrahimovic no necesita ni tarjetas, ni vídeos introductorios, ni presentadores porque todo el mundo le conoce, todo el mundo ha oído hablar de él y todo el mundo sabe de lo que es capaz cuando tiene ante si una portería, o un micrófono.

Sería prácticamente imposible destacar diez momentos en la carrera del escandinavo, se quedarían cortos ante un futbolista capaz de hacer que lo extraordinario parezca normal en cada uno de sus encuentros. Zlatan es un hombre hecho a base de golpes, los que dio y recibió cuando practicaba taekwondo hasta su época de juvenil, y de goles, los que ha firmado desde que empezó hasta ahora.

JONATHAN NACKSTRAND/GettyImages


El sueco comenzó su trayectoria en el club de su ciudad natal, Malmö, donde puso su sello a 18 goles en los 47 encuentros de su primer curso como profesional, y eso ya despertó el interés de algunos grandes de Europa. El Arsenal de Arsene Wenger fue el primero en llamarle para demostrar su talento en el año 2000, pero "Zlatan no hace pruebas", contestó Ibrahimovic.

Fue el Ajax de Amsterdam quien un año después consiguió ficharlo para que el espectáculo del nórdico llegase a Holanda a cambio de algo menos de ocho millones de euros. Su gol al NAC de Breda en su primer año ya valió la inversión del club de la capital neerlandesa. Ibrahimovic fue dejando en el suelo rivales a base de recortes en la frontal del área para batir al portero desde el punto de penalti.


Dos Eredivisies, una Copa KNVB y tres años después el Ajax doblaría la cantidad que desembolsó al Malmö cuando le vendió a la Juventus de Turín. En el norte de Italia logró el Scudetto, pero las investigaciones por amaños en 2006 se los arrebataron y él decidió cambiar Turín por Milán cuando los 'bianconeros' cayeron a la Serie B.

En el Giuseppe Meazza el sueco continuó brillando con luz propia gracias a sus actuaciones estelares y continuó dejando goles para el recuerdo, como el que le permitió al Inter levantar el trofeo de campeones de la Serie A en 2008, uno de los tres Scudettos consecutivos que Ibrahimovic logró junto al equipo italiano, a los que sumó también cuatro Supercopas.

New Press/GettyImages


En julio de 2009 setenta millones de euros le llevaron al FC Barcelona. Sin embargo, ni su asociación con Leo Messi ni su relación con Pep Guardiola fueron tan buenas como se podría esperar de estos tres genios del fútbol. Eso no le impidió mantener su idilio con el gol pues fueron 16 los tantos que anotó en sus 29 apariciones en La Liga. Nadie mejor que él podría haber explicado su etapa en Can Barça al comentar que el técnico "tenía un Ferrari y lo conducía como un Fiat".

Un año después de aterrizar en la Ciudad Condal regresó a Italia para sumarse a las filas del AC Milan, el eterno rival del equipo donde alcanzó la gloria en forma de trofeo liguero en tres ocasiones. El Barcelona le cedió durante una temporada para finalmente venderle al término de la primera y recuperar 30 de los 70 millones invertidos en él.

Valerio Pennicino/GettyImages


El delantero de Malmö volvió a levantar el trofeo de la Serie A y fue parte del último equipo que lo hizo antes del indiscutible dominio de la Juventus de Turín. Ese año la 'Vecchia Signora' terminó a 24 puntos de los 'rossoneri', pero después nadie ha podido apear a los piamonteses del trono del fútbol italiano. Después de dos cursos, 85 partidos y 56 goles Ibrahimovic cambió Milán por París para unirse al proyecto del jeque y convertirse en la estrella del equipo.

Con el París Saint-Germain no solo logró títulos, también se convirtió en el primer y único jugador capaz de marcar gol con seis equipos diferentes en la Champions League. Tenía ya 30 años cuando firmó por los franceses, pero siguió demostrando que la edad solo es un número a la hora de hacer goles. 

FRANCK FIFE/GettyImages


Sus cuatro años en Francia le permitieron sumar nueve trofeos más a sus vitrinas, 180 encuentros y 156 tantos para convertirse en uno de los futbolistas más grandes que han dejado su firma en el Parque de los Príncipes. Sin embargo, la Champions League tampoco le sonrió a los galos con Zlatan en el campo y el sueco buscó en Inglaterra un nuevo reto.

El Manchester United confió en Ibrahimovic para completar su delantera y el escandinavo, a sus 34 años, llegó y logró "que la Premier League pareciera vieja", como el mismo señaló. Los 'red devils' levantaron de nuevo la Copa de la Liga y la Europa League gracias en gran parte a los 28 tantos de Zlatan, que tras dominar Inglaterra emigró a Los Ángeles.


Los Galaxy acogieron al sueco en lo que parecía su retiro, pero ni mucho menos, Ibrahimovic tomó las riendas del club y es uno de los máximos referentes de la MLS. Este curso ha comenzado como un cohete y disputa el premio al máximo goleador con sus 29 goles en 30 partidos. La MLS le queda pequeña a Zlatan, pero después de conseguir prácticamente todo, incluso el Premio Puskas al mejor gol del año 2013 por su chilena ante Inglaterra, qué no le queda pequeño a un Ibrahimovic que incluso se atreve a asegurar que si hubiese llegado diez años antes sería presidente de los Estados Unidos. "¿Estilo sueco? No. ¿Estilo yugoslavo? Por supuesto que no. Tiene que ser estilo Zlatan". Genio y figura.

You May Like