By 90Min
October 13, 2019

Esta no es una columna oportunista. Tampoco es un artículo, por si alguien piensa en espetar que no está construida en formato de columna. 

Esta es una columna escrita tras un empate por un penalti en el último minuto que poco o nada afecta a las sensaciones de una selección invicta que podría haber sido la primera en clasificarse matemáticamente para la Eurocopa.

Los números están ahí, negarlos por un empate sería un acto ridículo. Sin embargo, tan solo es una fase clasificatoria en la que España está consiguiendo cifras espectaculares. No es un torneo del ko ni se enfrenta a los mejores. No es una Eurocopa.

Trond Tandberg/GettyImages


En el gran torneo continental, los rivales directos no van a ser Suecia, Noruega o Rumanía. Serán selecciones de mayor entidad preparadas para hacer daño en un solo encuentro. Combinados que sabrán defenderse y salir al contraataque. Escuadras que querrán la posesión. Un mar de estilos y jugadores de primer nivel. Todos con un mismo objetivo: ganar la Eurocopa. España también lo tiene y para muchos partirá como una de las grandes favoritas a hacerse con el título, pero no nos engañemos: no lo es.

España no es máxima candidata porque tiene debate en la portería. ¿Kepa está preparado para ser el titular? ¿Y si De Gea sale del bache? España no es favorita porque Sergio Ramos lo juega todo, sin embargo es un central que se olvida de defender y no sabe guardar su posición. Se convierte en héroe por más goles que entradas. También robos inverosímiles causados por no estar en su sitio. España no es favorita porque Carvajal no está a buen nivel y ningún lateral derecho patrio rinde en un equipo top.

TF-Images/GettyImages


En la línea ofensiva tampoco pueden decantarse como favorito. El artista, favorito de la afición, además de estar fuera de forma no sabe ni lo que significa la palabra táctica. Nunca está en su sitio y, con el balón en los pies, hace magia pero también comedia al chocarse con sus compañeros. Sí, Isco. España no es favorita porque Sergio Busquets ya no es el pulpo que robaba todo y repartía juego que fue. Fabián y Ceballos aún son demasiado jóvenes.

España no es favorita, y con este argumento termino, porque le falta gol. No tiene un nueve insustituible en el que todos confíen para desatascar un encuentro con una maravilla. No tiene un extremo que solo piense en el gol. Debe asumirse. Cuanto antes, mejor. 

You May Like