By 90Min
October 15, 2019

Ivan Bebek, encargado de dirigir el envite entre ambas selecciones, decidió interrumpirlo por los cánticos racistas hacia futbolistas ingleses que llegaban desde la grada. Primero con 0-2 y luego con 0-3, los ultras búlgaros se refirieron a Sterling, Rashford y Mings.

El partido internacional entre Bulgaria e Inglaterra, séptimo de la fase de clasificación para los locales y sexto para los visitantes, demostró que el racismo sigue siendo un problema pendiente de erradicar en los campos de fútbol. El estadio Vasil Levski fue el escenario en el que los futbolistas de Manchester CityManchester United y Aston Villa, respectivamente, recibieron cánticos por su color de piel.


El colegiado de la contienda ordenó parar el choque y, en consecuencia, la megafonía pidió que dejasen de cantarse ese tipo de referencias de índole racista. Sin embargo, varios espectadores hicieron caso omiso y prosiguieron con sus cánticos, lo que obligó a parar nuevamente el encuentro en un gesto de personalidad y sentido común por partes iguales de Ivan Bebek.

STRINGER/GettyImages


Finalmente, los ingleses se impusieron con contundencia (0-6) y dejaron cerca su clasificación para la Eurocopa de 2020. Cuentan con 15 puntos, estando por delante de República Checa (12) y Kosovo (11), que cuentan con 6 partidos en su haber, mientras que Montenegro (3) y Bulgaria (3) han disputado 7 pero matemáticamente no tienen opciones. El 14 de noviembre recibirán a los antepenúltimos, ante quienes tendrán su primer match ball. De no lograrlo entonces, tendrán una última oportunidad visitando Kosovo el día 17.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestro canal de Telegram del Barcelona!

You May Like