By 90Min
October 15, 2019

En los últimos años, el tema sobre el famoso grito de la afición mexicana al portero rival se ha intensificado especialmente desde que la FIFA decidió intervenir, catalogándolo como una expresión homofóbica y que ofende de manera radical no sólo al guardameta que está por despejar, sino a toda una comunidad, por lo que la tarea ahora es erradicar el grito para que este no afecte en lo deportivo. 

La realidad es que, por el bien del futbol mexicano, el grito debe de desaparecer; para que la selección mexicana no pierda puntos, por respeto general al público de todas las edades y por el mensaje que puede transmitir de manera global, sin embargo, debe de entenderse que el grito no busca en ningún momento ofender directamente a una comunidad o "exponer" las preferencias sexuales de un jugador, pues la gran mayoría del país estará de acuerdo en que cuando se escucha el "puto" en el estadio, nadie piensa en la connotación sexual que lleva, pues no es el mensaje directo ni la intención que se le da.

Hay muchas razones por las cuales está mal que este grito siga radicando en los estadios del futbol mexicano, incluso por lo que se le transmite a las jóvenes generaciones, pero debe de aclararse que este es parte del folklore y fiesta mexicana, en donde la palabra "puto" termina siendo una forma de unión entre todo el pueblo dentro de un evento deportivo y donde de ninguna manera alguien lo toma como parte de un insulto a la comunidad gay.

Más allá de esto, queda claro que el grito debe desaparecer, especialmente por la fuerza que ha tomado a nivel internacional, por lo que lo más correcto sería lograr encontrar otra palabra que una a la afición azteca y que no le quite la diversión que siempre ha manifestado ese mensaje, que no deja de ser ofensivo, pero que en ningún momento tiene la intención de mostrar tendencias de homofobia.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like