By 90Min
October 16, 2019

En los últimos días el nombre de Arsène Wenger ha vuelto a estar relacionado con el Real Madrid. El motivo son unas palabras que el técnico francés realizó en Bein Sports donde reconoció que declinó ofertas blancas en el pasado: "Tal vez sacrifiqué algunas victorias en favor de la lealtad". Hasta tres veces lo hizo. 

La vez que el entrenador francés estuvo más cerca del Real Madrid fue en 2003. Florentino se reunió con él en París, en el hotel de confianza de Wenger para presentarle la oferta. El problema era que en el Real Madrid se cuestiona al técnico muy rápido, una serie de malos resultados puede acabar con la destitución del entrenador y, además, no podía trabajar con la libertad que él hubiese querido; "Desde muy joven, pensé que quería trabajar de la manera que me gusta y sentí que estaba en un club donde satisfacían es necesidad", comenta. 


Aquella reunión en París, igual que las otras dos donde también se le propuso el Madrid como destino, la organizó Valdano, quien reconoció de manera pública el interés; "Me atraía como entrenador porque representaba un estilo del fútbol y tenía la fuerza de un símbolo en Inglaterra. Tenía todo lo que a mí y a Florentino nos atraía en ese momento para ser entrenador del Madrid", comenta. 

El argentino señala la familiaridad con la que Wenger sentía el Arsenal, "se sentía arropado hasta por los bancos". De la primera reunión que mantuvieron, él ya sabía que la respuesta iba a ser negativa; "La primera vez se sintió muy atraído, pero en mi interpretación, y aunque fue entusiasta y nos pidió una semana, me fui sabiendo que no iba a llegar al Real Madrid. Seamos sinceros, en ningún club español habría estado 22 años", comenta. 

En el año 2009, nueva ofensiva por el técnico francés que mantuvo la negativa, y Flortentino firmó a Pellegrini. Wenger comenta lo siguiente, "Estaba en el lugar perfecto para mí, ¿por qué iba a cambiar con riesgo de no sentirme bien con mi trabajo?", aunque, consciente de todo lo que podía haber logrado en el banquillo del Bernabéu, afirma que se pregunta qué habría pasado si hubiese dicho sí; "Hoy en día a veces pienso si realmente hice bien o no rechazándoles pero en aquel momento sentía que estaba en un club idóneo". 

La última ofensiva fue en el año 2016, tras unos malos resultados de Zidane, el entonces entrenador del Arsenal sonó para el equipo blanco, pero nada serio. De hecho, desde la del año 2003, ninguna oferta había ido por buen camino. Para él, quizás sus negativas al Real Madrid no fueron acertadas, pero como dice, sentía que "estaba en el lugar perfecto".


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like