By 90Min
October 16, 2019

Se acercan las elecciones presidenciales en Boca y, si bien el Tano no puede presentarse como principal dirigente, puso a Gribaudo en su lugar. ¿Los hinchas de Boca quieren seguir festejando balances económicos y lamentándose derrotas ante River? ¿En serio?


No puede seguir en el club. Es más, deberían declararlo persona no grata. Daniel Angelici ha hecho una gran gestión económica pero desastres en lo deportivo. Trajo a cuanto jugador se le pasó por la mente, sin importar los gustos de los técnicos de turno. Se jactó de tener una billetera pesada y capaz de incorporar (por ejemplo) a Daniele De Rossi y Daniel Osvaldo

.

Pero los fracasos en lo futbolístico pesan más que cualquier balance en números verdes. Pasó Bianchi y lo despidió por teléfono, le hizo una encrucijada a Riquelme para exiliarlo del club y se cansó de perder contra River. ¿La mística copera y el pasaporte al día? Los hinchas siguen teniéndolos en sus mesitas de luz, limpios y relucientes. Sin uso.

Daniel Jayo/GettyImages

Angelici es de los peores dirigentes en la historia de Boca. Perdió toda la autoridad que el club azul y oro tenía no sólo en Argentina: en el mundo entero. Dejó sin una gota de dignidad a esa rica historia que se jactó de logros heróicos. ¡Perdió una final de Copa Libertadores ante River!


No nos acordemos de la final perdida ante Corinthians, digamos que esa podía pasar. ¿Pero con River? ¿Cuántos fanáticos aún se lamentan haber caído en 2018 y que les hayan metido un gol sacando del medio?

Sí, es cierto. Angelici no entra a jugar, pero conforma los planteles y decide quiénes tienen que estar al frente de ellos. La estructura deportiva no es tan firme como la que él ideó. Los palmarés que estimaba tener en su haber se reducen a logros locales.

Marcelo Endelli/GettyImages

Ni un solo título internacional, ni uno solo. No debe haber olvido ni perdón para quien tiró por la borda años de mística y una fortaleza que pocos equipos tenían en sus estadios. Boca era uno de ellos. Ahora La Bombonera es lo mismo que jugar en un descampado. ¿Y todo gracias a quién? Sí, a Angelici. No voten a Gribaudo, es la continuidad del fracaso rotundo.

You May Like