By 90Min
October 18, 2019

Tras once años defendiendo la camiseta del Manchester City, el defensa belga se había convertido en el capitán y en uno de los estandartes de los 'sky blues', pero la competencia y la falta de minutos le llevaron a buscar un nuevo destino. El Anderlecht, club en el que creció como futbolista, se presentó como una oportunidad de oro para cerrar el círculo en el ocaso de se carrera y el inicio de una nueva como entrenador.

Vincent Kompany fichó por el conjunto flamenco como jugador-entrenador. Su traspaso se anunció a finales de la pasada temporada pero en el comienzo de la presente las cosas no fueron como esperaban. El central no fue capaz de llevar con eficacia las riendas del equipo y en sus cinco primeros encuentros logró dos triunfos, ante el Standard de Lieja por la mínima y frente a un equipo de segunda división en la Copa, y dos derrotas.

MB Media/GettyImages


Estos malos resultados le costaron el puesto de técnico y fue su asistente, Simon Davies quien cogió el timón para días después ser sustituido por Franky Vercauteren. El nuevo entrenador ha tomado la decisión de no alinear a Kompany en ninguno de los encuentros que ha disputado el club desde su llegada.

Los problemas para el Anderlecht no se quedan en su posición en la clasificación de la liga, son decimoterceros a catorce puntos del líder y seis por encima del último, sino que, además, han recibido una multa porque Kompany no tenía licencia durante su estancia en el banquillo. El club ha alegado que era Davies quien verdaderamente movía los hilos, pero la Federación de Bélgica tampoco cuenta con su licencia. Según informó The Sun, la sanción asciende hasta los cinco mil euros, una cantidad relativamente baja para un equipo de fútbol como el banquivioleta, pero que no deja de ser un castigo ejemplar.

You May Like