By 90Min
October 18, 2019

La ciudad del sur de los Estados Unidos ha acogido cientos de películas y series a lo largo de la historia, la perfecta armonía entre la masificación urbanística estadounidense con el clima y el ambiente propios del Caribe. El escenario perfecto para cualquier evento deportivo siempre y cuando no sea un partido de fútbol, llegue desde España y lo promueva Javier Tebas, pues se torna en una pesadilla para aficionados de uno y otro club, y del deporte rey en general.

Gualter Fatia/GettyImages


Una vez más, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional española se ha vuelto a empeñar en exportar el fútbol nacional a Miami después del intento fallido del pasado año. Esta vez los dos clubes implicados: Atlético de Madrid y Villarreal, han mostrado su acuerdo total con la celebración del encuentro entre ambos al otro lado del charco, pero de nuevo la Real Federación Española de Fútbol es la que ha intervenido para frenar la operación.

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, ha sido quien ha explicado personalmente que es inviable la celebración del encuentro en Estados Unidos porque faltan cinco licencias. Más allá del papeleo y los trámites burocráticos, el hecho de disputar un encuentro de La Liga en Miami supondría una clara adulteración de la competición pues los dos choques entre ambos no se jugarían en igualdad de condiciones.


JAVIER SORIANO/GettyImages


Sería el Villarreal quien cedería su encuentro en el Estadio de la Cerámica para disputarlo en el Hard Rock Stadium de Miami, sin el aliento de su afición y el aliciente que supone jugar en tu casa. El Atlético de Madrid saldría beneficiado en ese sentido porque en la segunda vuelta se jugaría en el Wanda Metropolitano, pero tendría que afrontar un largo viaje días antes de medirse al Lokomotiv de Moscú en la Champions League.

Pese a que los dos equipos, a través de sus portavoces, Miguel Ángel Gil Marín y Fernando Roig, han declarado estar conformes con la internacionalización del partido, ambos saldrían perdiendo en mayor o menor medida deportivamente hablando. Si bien es cierto que su marca como club se vería beneficiada, ni jugadores ni aficionados sacarían un gran rédito de ello. Por lo tanto la celebración del encuentro en Miami, además de inviable, no sería provechosa.

You May Like