By 90Min
October 19, 2019

Se confirmaron los peores pronósticos. El Comité de Competición anunció el viernes por la mañana la decisión de aplazar el FC Barcelona-Real Madrid del 26 de octubre, correspondiente a la 10ª jornada de LaLiga Santander, por precaución ante la oleada de violencia que salpica Barcelona. 


Ante esta situación, los clubes proponen disputar el encuentro el 18 de diciembre, una fecha en la que se alteraría la competición porque otorgaría mayor descanso a los dos clubes respecto a sus rivales.

Ambos clubes tienen la oportunidad de ponerse de acuerdo antes del lunes a las 10 horas. En sendos comunicados han anunciado que proponen el 18 de diciembre como fecha para jugar el partido. Sin embargo, Javier Tebas no ve con buenos ojos esa idea, puesto que ese miércoles se disputa la Copa del Rey y esto quitaría mucha visibilidad a la competición. Por otro lado, el hecho de que no se dispute en fin de semana restaría repercusión y audiencia al mejor producto que puede oferta LaLiga.

JAVIER SORIANO/GettyImages

Resulta una vergüenza que un partido de fútbol se tenga que suspender por episodios lamentables de violencia que no garantizan la seguridad para la celebración de un evento de tal magnitud. El Comité de Competición ha tomado la decisión sin que la Policía Nacional ni los Mossos d´Escuadra hayan emitido un informe que desaconseje la disputa del partido.

Además, el aplazamiento perjudica claramente al resto de equipos que deben enfrentarse a blancos y azulgranas en la siguiente semana. Tres partidos de Liga deberían disputarse en siete días. Barça y Real Madrid tendrán más tiempo para preparar los encuentros ante Real Valladolid (29 de octubre) y Leganés (30 de octubre) respectivamente, algo que ha levantado las quejas de Sergio González, entrenador pucelano. También de Rubí, técnico del Betis, equipo que se medirá a los blancos el 2 de noviembre.

Soccrates Images/GettyImages

Resulta de por sí complicado para los clubes modestos hacer frente a los dos grandes del fútbol español como para que además gocen de mayor tiempo de descanso. El clásico que nunca se debería de haber aplazado debe jugarse el 4 de diciembre, fecha libre de competición y por tanto ideal para su disputa, sin alterar más el calendario ni perjudicar a terceros equipos que son ajenos a este problema.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like