By 90Min
October 21, 2019

“Vamos a esperar a jugarlo”, dijo el presidente Hugo Moyano, cuando lo consultaron por la continuidad del entrenador. El viernes, en la Copa Argentina, es la última ficha del ex ayudante de Jorge Sampaoli.


-Hugo, ¿es determinante el partido del viernes?

-Vamos a esperar a jugarlo.


Gabriel Rossi/GettyImages



La frase de Moyano cuando se retiraba del estadio Libertadores de América rodeado de custodios y abordado por los periodistas deja una puerta de salida abierta. El presidente de Independiente está cansado de Sebastián Beccacece. Lo charló con el vice Carlos Montaña y el secretario Yoyo Maldonado en los vestuarios. “Si fuera por cómo jugó el equipo, se tendría que ir ya”, le confió a Clarín una persona con alta influencia en la Comisión Directiva que encabeza el líder de Camioneros. No quieren tomar la drástica decisión de despedir al técnico de 38 años. Esperan que renuncie solo.

En ese sentido el viernes tiene por delante un ultimátum. Ante Lanús, en el partido correspondiente por los cuartos de final de la Copa Argentina, será decisivo. Si el Rojo queda eliminado en la cancha de Newell’s, el breve ciclo del joven entrenador que comenzó en junio tendrá un abrupto desenlace.

Poco se puede vislumbrar del entorno del técnico. Sin dar mayores explicaciones, suspendió la conferencia de prensa. Así y todo, su preparador físico Ernesto Colman trabajó con los suplentes y aquellos futbolistas que no participaron del partido con Argentinos. Entre ellos, Nicolás Domingo, el referente que ni siquiera estuvo en el banco y fue pedido a rabiar cuando se lesionó Lucas Romero en el primer tiempo.

“Estamos en un club grande, muy exigente. La gente quiere venir y que el equipo gane. Pero el viernes tenemos revancha”, dijo Nicolás Figal, la única voz roja que se escuchó en el Libertadores de América.

Lanús será una esperanza o el límite para Beccacece.

You May Like