By 90Min
October 21, 2019

En 1989, un joven rubio holandés llegaría al Barcelona. No sería el único de ese país en el conjunto azulgrana, pero si el defensa al que el destino le tenía preparado una sorpresa especial. 

En su primer año en el conjunto catalán, el equipo ganó la Copa del Rey. En una final en la que él fue titular, el Barcelona se impuso por 2-0 al Real Madrid en el partido decisivo. Sin embargo, los blancos se harían con el título liguero. Poco importaría en la ciudad condal, porque las 4 siguientes temporadas, el Barça conseguiría 4 ligas seguidas. En todas ellas con Ronald Koeman como titular indiscutible.


Pero la gran noche de 'Tin', como era llamado, fue el 20 de mayo de 1992. El Barcelona había llegado a su tercera final de Copa de Europa de la historia frente a la Sampdoria (el año siguiente sería el cambio de nombre a Liga de Campeones). Las dos primeras las perdió contra el Benfica en 1961 y contra el Steaua de Bucarest en 1986 en Sevilla. Ahora tocaba dar la vuelta a esa situación. 


El partido fue flojo en un principio, con ambos equipos atenazados por la presión y los nervios de jugar una final europea, aunque con oportunidades para ambos equipos, como demuestra un balón al palo de Stoichkov. Es por ello que no es de extrañar que el partido acabase 0-0 en los 90 minutos. Pero en la segunda parte de la prorroga se produjo el milagro para los catalanes. El arbitro pitaría su silbato para señalar un tiro libre indirecto a favor del Barcelona. 

Con el balón en el suelo, Bakero pisó el balón para Koeman, quien la introdujo al fondo de la red. Con un derechazo, el holandés anotó el gol de su vida. Con el balón colándose en el lado derecho del portero, toda la afición culé allí reunida se volvió loca de la emoción. En algunas entrevistas, Ronald Koeman ha reconocido que mucha gente le felicita todavía cuando es el 20 de mayo, da igual el año que sea.



Desde luego, a pesar de que esa fue su gran noche, no se puede considerar su único triunfo. A nivel de selecciones, ganó con Holanda la Eurocopa de 1988. Nada mal para un defensa espigado, que podía jugar como centrocampista defensivo o líbero (muy común en aquella época). Era un defensa atípico para la época, pues podía iniciar él mismo la jugada desde atrás, además tenía una gran visión de juego y un golpeo de balón excelente, lo que hizo que en toda su carrera marcará 193 goles. Nada mal para un defensa, pero curiosamente su punto débil era defender, el uno contra uno contra rivales.


Una vez terminó su carrera como jugador, empezó como entrenador. Empezando como asistente en el equipo donde se hizo más famoso, el ex futbolista empezó su periplo por los banquillos de Holanda, primero en el Vitesse y luego en el Ajax. Posteriormente saltó al Benfica en 2005, en 2006 al PSV y en 2007 al Valencia (donde conquisto una meritoria Copa del Rey). Hasta 2018 ha pasado hasta por otros 4 equipos.

ANP Sport/GettyImages


Hasta el año pasado como hemos dicho, el ahora entrenador empezó a dirigir a la selección holandesa de fútbol, obteniendo muy buenos resultados. Con la clasificación a la Eurocopa ya hecha prácticamente (si empata el siguiente partido la consigue), consiguió llevar al equipo a la final de la UEFA Nations League.


Estará por ver si salta al final al Barcelona, tras lo dicho por Hoogma (presidente de la KNVB). En caso afirmativo, esta opción tendría que ser antes de marzo de 2020 más una pequeña cantidad económica. No es una falsedad que Koeman sueñe con dirigir al Barcelona. Ahora bien, a Valverde aún le restan un año de contrato con opción a otro, así que veremos como avanza el tiempo, y sobre todo, si el héroe de Wembley puede regresar y devolver la gloria europea a un equipo que ama.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like