By 90Min
October 22, 2019

La jornada 14 del Apertura 2019 en la Liga MX exhibió ante todo el mundo el fútbol de tercer mundo que hay en México, situación que debe alertar a Enrique Bonilla, presidente de la liga y a Yon de Luisa, máximo jerarca de la Federación Mexicana de Futbol, para cambiar las cosas de manera radical. 

Adeudos a futbolistas a inicio de torneo, falta de pagos de más de 6 meses, forma económica de mantener la categoría pese a haber descendido, venta y compra de franquicias, así como la violencia grave en los estadios, son sólo algunos ejemplos de la crisis que vive el futbol mexicano, como producto también de la corrupción que se vive dentro del mismo organismo. 

Tras esto, los máximos referentes del futbol a nivel nacional e internacional deberán dar respuestas, dar la cara y poner límites, pues si con lo acontecido tras una jornada que comenzó con equipos negándose a jugar y que concluyó con aficionados evitando que el partido continuara, no se pone un alto y se dan soluciones y cambios, quedará en evidencia una vez más, lo patética que puede llegar a ser una liga que por momentos tiene aires de grandeza. 

El futbol en México se vive apasionadamente y es parte de la cultura nacional, pero cuando el deporte termina por generar más problemas que soluciones, es la hora de dar un golpe en la mesa y trabajar por cambiar el rumbo de la liga, pues en caso de que demuestren no ser capaces de hacerlo, sería mejor que tanto De Luisa como Bonilla presentaran su renuncia. 

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like