By 90Min
October 22, 2019

No es un secreto que ir a un partido de futbol en México de manera familiar cada vez se ha vuelto más complicado y la violencia ha aumentado exponencialmente, por lo que se ha vuelto más evidente la necesidad de erradicar las barras bravas en México o comenzar a tener un mejor control sobre ellas. 

Es difícil aceptar cuando una sociedad no es capaz de comportarse a la altura de las circunstancias y esa ha sido una de las razones por las que nunca se ha hecho nada en contra de estos grupos de animación, pues cerrarle la puerta a un sector de aficionados sólo establecería la incapacidad de mantener una buena conducta en los estadios del país.

En Argentina se tuvieron que tomar hace años medidas drásticas ante este tipo de situaciones y hoy en día las barras visitantes no pueden ingresar a los estadios, pues esa fue la única forma de reducir drásticamente los índices de violencia en los inmuebles. 

El mayor problema de esto en el futbol mexicano, es la cantidad de negocios que funcionan a partir de las barras y su conexión en varios casos con las propias directivas, por lo que hasta que no se ponga un alto desde lo más arriba y se obligue a desaparecer a estos grupos o mínimo tomar las mismas medidas que en la liga argentina, nadie puede garantizar que está a salvo en un estadio. 

Ahora, Enrique Bonilla y Yon de Luisa tienen sobre la mesa la oportunidad de aprovechar lo sucedido en San Luis para expresar la necesidad de un cambio ante los múltiples altercados que ha vivido la Liga MX en los últimos años, desde las tribunas del Luis Pirata Fuente en Veracruz, pasando por el clásico regiomontano y terminando con las patéticas escenas de lo acontecido en el Estadio Alfonso Lastras entre aficionados potosinos y los del Querétaro

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol! 

You May Like